Reunión del primer Comité Ejecutivo de Ciudadanos sin Toni Roldán - Efe | Vídeo: EP

Inés Arrimadas despide a Toni Roldán recalcando que él también aprobó el veto a Pedro Sánchez

Marcos de Quinto ocupará su asiento en la Ejecutiva y Edmundo Bal le sustituirá como portavoz adjunto en el Congreso

MadridActualizado:

«No me voy porque yo haya cambiado, sino porque Ciudadanos ha cambiado», con esas palabras ha cerrado Toni Roldán su etapa en Cs, criticando duramente el giro a la derecha emprendido por su expartido. Inés Arrimadas, tras el primer Comité Ejecutivo sin Roldán, ha recordado sin embargo que él aprobó -junto al resto de la Ejecutiva- el veto a Pedro Sánchez y las líneas negociadoras para los gobiernos locales y regionales.

En cualquier caso, en el partido se ha recibido con sorpresa la dimisión de Roldán de todos sus cargos. El viernes salieron a la luz los primeros rumores sobre su renuncia, pero según garantizan en Cs el propio Roldán escribió a sus compañeros de filas para desmentirlo. Hoy lunes, día en el que se reunía el Comité Ejecutivo de Cs, nadie esperaba su adiós. El ya exdiputado liberal, antes de que la noticia saltase a la prensa, ha transmitido su decisión a Albert Rivera, José Manuel Villegas e Inés Arrimadas.

«Vamos a seguir aplicando el criterio aprobado por unanimidad en la Ejecutiva, también con el voto de Toni Roldán. Nos lo han dicho en las urnas», ha defendido la portavoz de Cs, después de afirmar que solo tiene «buenas palabras» para su excompañero. Fuentes de la dirección nacional de Cs admiten que la reunión de hoy ha sido «triste» porque Roldán era alguien «querido» en el partido.

No se va un cualquiera, sino el secretario de Programas, el portavoz económico en el Congreso y portavoz adjunto en la Cámara Baja. Le sustituirá en la Ejecutiva Marcos de Quinto, y como portavoz adjunto en el Congreso Edmundo Bal.

Es evidente que Roldán encarnaba unas ideas en el partido más próximas a la socialdemocracia, y su mentor en Cs, Luis Garicano, ha dicho en Twitter que él seguirá defendiendo esas líneas en la Ejecutiva. Sin embargo, Arrimadas también ha querido restar trascendencia a esta apoyo explícito y ha señalado que, como miembro del Comité Ejecutivo, él también aprobó la línea roja al sanchismo.

Según la portavoz de la Ejecutiva, los más de cuatro millones de votantes que se decantaron por la papeleta naranja el 28-A les dieron la razón con su voto. Los electores les compraron «el sí a España y el no a Sánchez». Hoy el ABC publica una encuesta en la que se aprecia que el pacto preferido por los ciudadanos es uno entre el PSOE y Cs, pero tampoco este argumento mueve a Arrimadas de su razonamiento: «Sánchez ya tiene socios. Llegó de la mano de nacionalistas y de Podemos. Aquí el señor Sánchez no engaña a nadie».

Desde la dirección apuntan que en las Ejecutivas del partido «se habla y se debate», pero señalan que el «golpe de Estado» en Cataluña marcó un antes y un después en España y que, pese a ello, Sánchez llegó al poder de la mano del PDECat y de ERC -entre otros-. Roldán votó a favor en la Ejecutiva del 17 de febrero del «no» a cualquier acuerdo con Sánchez y, tal y como recuerdan fuentes de la dirección, fue clave en las negociaciones para la conformación del Gobierno andaluz.