CASO GABRIEL CRUZ

La Guardia Civil del caso de Gabriel Cruz señala que «el niño muere por asfixia y no sufre»

La Guardia Civil ha ofrecido este jueves nuevos detalles sobre el crimen de Gabriel Cruz

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Guardia Civil ha ofrecido este jueves nuevos detalles sobre el crimen de Gabriel Cruz, el niño almeriense de ocho años al que la pareja de su padre mató el pasado 27 de febrero. El teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera, y el comandante de la Unidad Central Operativa (UCO), Juan Jesús Reina, han explicado que, más allá de la detenida, el instituto armado no tiene indicios que apunten a que en el crimen «participaran terceras personas».

En lo que se refiere al móvil por el que Ana Julia Quezada mató a Gabriel, los agentes han dicho que «la razón posiblemente solo está en la mente de la persona que lo realiza, pero hay un hecho muy evidente, y es que para Ángel su hijo era lo más importante». De esta manera, los investigadores reconocen que la principal hipótesis con la que trabajan es que acabara con su vida por celos. El instituto armado considera por tanto que Ana Julia Quezada habría mentido en su confesión, ya que ella alegó este martes que acabó con la vida de Gabriel después de que el niño la insultara e intentara agredirla con un hacha. «Era un niño educado en el amor y en el respeto», ha asegurado de forma tajante Juan Jesús Reina, comandante de la UCO.

El 11 de marzo se confirmó su mayor temor, ya que ese día encontraron el cuerpo del niño en el maletero del coche de Quezada. «Quien no lloró de nuestro equipo en el momento del hallazgo, lo hizo después» ha señalado el comandante visiblemente emocionado. El comandante ha profundizado también en el comportamiento de Quezada durante la búsqueda, afirmando que desde el primer día mostró una actitud extraña: «Ha hecho una farsa delante de los medios, ha hecho una farsa cada vez que decía a alguien que fuera a buscar con ella... Todo formaba parte de un intento para desviar la atención».

José Hernández Mosquera, coronel en Almería, ha reconocido que desde el principio se sospechó que el niño no se había perdido, sino que alguien se lo había llevado.