Gibraltar: 14 años después, continúa el hostigamiento a los pesqueros españoles
Un pescador del «José y Carmen» discute con la patrullera de las Fuerzas de seguridad gibraltareña - luis de vega

Gibraltar: 14 años después, continúa el hostigamiento a los pesqueros españoles

Reproducimos por su interés este reportaje publicado en octubre de 1998 cuando ABC fue testigo de cómo el pesquero «José y Carmen» se cruzó con dos lanchas de la Policía gibraltareña

Actualizado:

Como cada noche, el pesquero «José y Carmen» sale a echar sus redes en el Estrecho. Es sábado de madrugada y en la mente de los diez marineros está el ataque sufrido por otros tres barcos de cerco el día anterior en la conflitiva milla.

Manuel Vázquez, su patrón, está convencido de que no hay que dejar de ir a pescar en las inmediaciones del Peñón. Primero, porque es legal y, segundo, porque hay pescado.

Sobre las seis de la mañana dos lanchas neumáticas tipo zodiac de la Policía de Gibraltar se acercan y preguntan que qué hacen allí. Todo tranquilo. Son los mismos que el viernes llegaron encapuchados, alumbrando con unos potentes focos y levantando un molesto oleaje ayudados por una patrullera de la Armada británica. Parece que la presencia de un periodista de ABC cámara en ristre apostado a babor les hace pensarse dos veces poner de nuevo en práctica sus medidas de presión.

Dos lanchas neumáticas tipo zodiac de la Policía de Gibraltar se acercan

Patrón y policías entablan entonces una conversación a la que se irán uniendo otros miembros de la tripulación. Ambas partes están de acuerdo en que son los políticos los que deben resolver el asunto y ambos también, al menos por esta noche, entienden que persecuciones y amenazas no irán a ninguna parte.

Todo transcurre de manera diferente a la noche anterior. Los mismos que dañaron seriamente los aparejos del «Piraña», el «Pablo y Juan» y el «Luis y Pepita» la madrugada del viernes, estaban el sábado a cara descubierta, dialogantes y comprensivos con las reivindicaciones de los españoles, que en ningún momento tuvieron que abandonar el lugar.

Sin barcos

David, uno de los agentes del Peñón, aseguró a ABC que cumplen órdenes y que en 1991 entró en vigor un acuerdo por el que se prohíbe a los barcos españoles -Gibraltar no tiene pesqueros- echar las redes alrededor de Gibraltar. Nada de eso saben los tripulantes del «José y Carmen», que deciden regresar hacia la bahía dé Algeciras después de hablar con los agentes de historia, política y hasta de los partidos de esta jomada de la Liga de fútbol. Por cierto, el policía David es «culé» acérrimo.

De forma distinta vivió su encuentro con los agentes José María Expósito, marinero del «Piraña». Se acordó repetidas veces de su mujer y sus hijos cuando el bote de luz en el que se encontraba a punto estuvo de irse a pique por las embestidas de los gibraltareños. En un gesto de desesperación, se vio obleado a defenderse lanzando una de las pesas de plomo de la red a los gibraltareños. «Menos mal que no acerté. Abrirles la cabeza hubiera sido un exceso», señala. No obstante, los focos de la embarcación auxiliar del «Piraña» resultaron dañados por las «maniobras temerarias» de las lanchas policiales.

Denuncia

El incidente de la noche del jueves y relatos como el de los tripulantes del «Piraña» trajeron como consecuencia la denuncia interpuesta ayer por la Mesa en defensa del sector, integrada por los Ayuntamientos de la Línea y Algeciras, las cofradías, los Ayuntamientos, los armadores, los sindicatos y los partidos políticos que se reunieron el viernes por la tarde con carácter de urgencia.

Esta plataforma solicita que se emprendan los trámites necesarios para declarar ilícitas las presiones de las Fuerzas de Seguridad de Gibraltar sobfe las embarcaciones españolas.

Está previsto que el martes se desplace hasta el Campo de Gibraltar el director general de Política Exterior para Europa y América del Norte, José Rodríguez Spiteri, para mantener un encuentro con los integrantes de la Mesa y trasladarles la postura del Ministerio, que nunca ha reconocido a las autoridades, del Peñón como interlocutores válidos para resolver el conflicto.