Vídeo: El juez Llarena estudia qué paso dar tras el revés de la justicia alemana / Foto: María José Segarra tomando posesión de su cargo como fiscal general del Estado ante el Consejo Fiscal - Vídeo: ATLAS / Foto: EFE

La Fiscalía pide al juez que reactive la entrega de los fugados en Bélgica

El Ministerio Público trabaja con la Fiscalía escocesa en el proceso contra Clara Ponsatí

MadridActualizado:

Con la investigación ya en su recta final, la Fiscalía del Tribunal Supremo solicitó hace días al juez Pablo Llarena que reactive la entrega de los antiguos consejeros catalanes fugados en Bélgica. Como adelantó ABC, el Ministerio Público planeaba pedir al magistrado que insista en esta reclamación después de confirmarse el procesamiento en firme contra los investigados en la causa por rebelión.

Esta petición de entrega afecta a los exconsejeros de la Generalitat Toni Comín –procesado por rebelión y malversación–, y Meritxell Serret y Lluís Puig –procesados por desobediencia y malversación–. Los tres huyeron a Bélgica con el expresidente catalán Carles Puigdemont en octubre de 2017, cuando se anunció la querella que puso en marcha la investigación contra el «procés».

Pendientes de Reino Unido

En Bélgica, el proceso para traer a España a los investigados fugados se encuentra en punto muerto. Las autoridades del país rechazaron la reclamación del juez Llarena por un supuesto defecto de forma, sin valorar el fondo del asunto. El magistrado lamentó la falta de cooperación de Bélgica, defendió la correción formal de la petición, y no dio ningún paso más entonces.

El objeto de la disputa es la resolución nacional adjunta a la orden europea de detención y entrega: según el tribunal belga, es necesaria una orden nacional de detención; según Llarena, el auto de procesamiento, que acompaña a la eurorden, es equivalente y suficiente para sustender la solicitud.

La Fiscalía considera que es un buen momento para reactivar este procedimiento, una vez que los indicios se han consolidado con el procesamiento firme, dada la gravedad de los delitos atribuidos a los exconsejeros, y para obligar a Bélgica a abordar el fondo de la cuestión. Es decir, para que el tribunal belga analice el llamado principio de doble incriminación, según el que debe corroborar que la actuación de los líderes secesionistas sería delictiva allí, algo evidente a ojos de la Fiscalía.

Esta misma semana, el juez Llarena declaró en rebeldía a los fugados, en el auto en el que cerró la investigación contra los imputados que sí se encuentran a disposición de la Justicia. Los huidos permanecen, procesalmente, en una pieza separada a la espera de que se resuelvan sus situaciones.

El futuro de Ponsatí

Por otro lado, queda pendiente la decisión del tribunal de Edimburgo del que que depende el futuro de Clara Ponsatí. Según ha podido saber ABC, la Fiscalía del Supremo está trabajando codo con codo con sus colegas escoceses para apuntalar la reclamación, que se resolverá en una vista el 30 de julio.

Respecto al principal líder del proceso independentista ilegal, Puigdemont, el Ministerio Público estudia solicitar a Llarena que retire la orden europea, después de que Alemania rechazase su entrega por rebelión.

El Supremo considera que los líderes independentistas alentaron una insurrección, enfrentando a la sociedad catalana contra el Estado, al empujar hacia la independencia por la vía ilegal.