Una de las «embajadas» catalanas en Europa
Una de las «embajadas» catalanas en Europa - ABC

Exteriores mantiene operativas «las embajadas» catalanas para asuntos comerciales y de cooperación

Cierra totalmente cinco de las delegaciones que sólo se dedicaban a difundir propaganda independentista

MadridActualizado:

El Ministerio de Asuntos Exteriores mantendrá operativas las nueve delegaciones de la Generalitat de Cataluña en lo que afecta a los asuntos comerciales, de cooperación y culturales, pero ha cerrado totalmente cinco de las «embajadas» en las que únicamente se desarrollaban labores de propaganda en favor de la independencia de Cataluña, según fuentes diplomáticas consultadas por ABC.

[ Sigue al minuto toda la información sobre el desafío independentista]

Desde ayer, cuatro de las delegaciones han quedado sin ninguna operatividad. Son las que se abrieron en Viena, Lisboa, Ginebra y Roma (Santa Sede). A ellas hay que sumar la oficina de Rabat, que aunque había sido creada no se encontraba todavía operativa.

En el resto de las delegaciones, por el momento, podrán seguir las actividades que tienen que ver con las relaciones comerciales de la comunidad autónomo o con sus proyectos de cooperación en distintas partes del mundo, así como con la labor del Instituto Ramón Llull, desde el que se promueve la cultura y la lengua catalana en el extranjero. Se trata de las oficinas en Londres, París, Berlín, Nueva York, Dublín, Roma, Zagreb, Varsovia, y Copenhague

También continúa abierta la delegación ante la Unión Europea, aunque su director, Amadeu Altafaf, ha sido cesado en sus funciones.

El control de estas actividades se llevará desde la Consellería de Exteriores, que ahora depende del ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.

Según las fuentes consultadas, la jornada de ayer se desarrolló con normalidad en todas las delegaciones, en las que el Ministerio analiza caso por caso, las condiciones laborales que tienen cada uno de los empleados. En el caso de los delegados y algunos «números dos», se trata de contratos de alta dirección, en la mayoría de los casos, por lo que previsiblemente serán igualmente cesados.