Eguiguren: «Las reuniones con Josu Ternera me hicieron creer que la paz estaba asegurada»
Portada de ABC el 7 de octubre de 2006 revelando las conversaciones de Oslo - abc

Eguiguren: «Las reuniones con Josu Ternera me hicieron creer que la paz estaba asegurada»

El presidente de los socialistas vascos dice ahora que la primera reunión de negociación entre ETA y el Gobierno no se llegó a producir porque hubo un «cambio» en la banda terrorista

EP
madrid Actualizado:

El presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ha afirmado que el anterior proceso de paz fue bien y él estaba seguro de que se iba a conseguir la pacificación, mientras se habló con José Antonio Urrutikoetxea, más conocido como "Josu Ternera". No obstante, ha precisado que, después, se produjo "un cambio" en ETA y, de hecho, la primera reunión de negociación entre la banda y el Gobiernono se llegó a producir.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Eguiguren ha manifestado que el proceso "empezó a fallar, prácticamente, desde que se hizo la declaración de tregua y la del Gobierno". "Desde que se hizo público, creo que hubo un cambio en la dirección de ETA o un cambio de la valoración del proceso de ETA y, de hecho, no se llegó a celebrar la primera reunión de negociación entre ETA y el Gobierno", ha indicado.

El presidente de los socialistas vascos ha destacado que lo que le hizo creer que la paz "estaba asegurada fueron las reuniones con Ternera en Ginebra y en Oslo". "Yo creo que cuando comenzamos en Loyola el proceso, alguien ya había decidido romperlo", ha añadido.

telepress
telepress

De hecho, ha manifestado que en Loyola se llegó a un acuerdo y se quedó para firmar. "Y no se firmó, y ETA nunca quiso hablar de Loyola posteriormente tampoco. Lo que fue bien, fue mientras fue secreto y, sobre todo, mientras acudió Josu Urrutikoetxea. Ahí cambió algo, que yo no puedo saber ni he podido averiguar", ha destacado. Asimismo, ha señalado que cree que puede ser "algo tan simple como que hubiera un voto más a favor del proceso y esa persona, por casualidad, fuera sustituida por otro en sentido contrario". "Es decir, un azar de la historia puede ser el que cambió el proceso", ha apuntado.

Escepticismo en el PSOE

Eguiguren ha afirmado queimportantes dirigentes del PSOE eran "muy escépticos". "Yo recuerdo que Rubalcaba me dijo que esto no iba a salir desde el principio, y que era peligroso porque atentan más cuando empiezas a negociar", ha añadido. No obstante, ha precisado que "tenían mucho hecho por delante, no hubo atentados, y entonces, dejaron hacer porque iba bien".

«Rubalcaba me dijo que atentan más cuando empiezas a negociar»

"Si salía mal, había un culpable, y sobre todo, el Gobierno estaba muy escarmentado de los procesos negociadores y no quería verse muy involucrado", ha añadido. Por ello, ha manifestado que fue un proceso "relativamente al margen del Gobierno, lógicamente informando al Gobierno y prácticamente con autonomía para tomar las decisiones y los textos y los acuerdos". "Yo apenas los consulté con el Gobierno", ha señalado.

Relaciones personales

Eguiguren ha señalado que lo que no se ha atrevido a contar en el libro la relación que mantuvo con alguna persona de la otra parte con la que habló. "Un mes negociando, dos personas de la misma edad, con situación familiar semejante, habiendo vivido la misma historia, y tal, la gente no entiende que puede llegar un momento en el que se hable con una cierta sinceridad", ha añadido. Por ello, ha explicado que, si contara "los niveles de confidencia" a los que llegó, seguramente se le acusaría "de terrorista también".

De esta forma, ha precisado que "sí hubo momentos de intimidad" y ha apuntado que cree que son "fenómenos psicológicos extrañísimos", porque, "cuando se llegó al acuerdo, salieron todos los odios y se rompió la relación personal", que no se ha recuperado porque ya no le volvió a ver. "Bueno, hicimos al día siguiente otra reunión, para no salir de aquella forma de una cosa que se hizo tan bien por parte de los dos. Estaban los internacionales y tal, y dijeron que no les parecía normal que aquello quedara así", ha añadido. Por ello, ha subrayado que les reunieron y se dijeron que el día anterior ambos "se pasaron, pero sin ninguna convicción por ninguno de los dos". "Porque nos dijimos cosas para hacernos daño el uno al otro", ha precisado.

Eguiguren ha manifestado que "la historia no suele hacer justicia, la historia la escribirá el que gobierne y cada uno lo verá de una cosa distinta". "Esto es sólo para nuestros nietos. ¿De los que hemos vivido todo esto, quién va a hacer justicia?", ha manifestado.

«Mereció la pena»

Además, ha considerado que el anterior proceso de paz frustrado "mereció la pena" porque, "posiblemente, para entonces, mucha gente de Batasuna estaba un poco cansada de lo que estaba ocurriendo en este país". "Estaban tan esperanzados como nosotros, con un resultado feliz y vieron que el que puso la mayor piedra en el camino fue ETA. Entonces, creo que reflexionaron que, si su modo de hacer política, si quien tomaban las decisiones eran los que habían sido hasta entonces, no iban a poder sobrevivir como formación política", ha indicado.

Asimismo, ha considerado que "ya no querían compartir muertes y la situación ésta". "Yo creo que aquello ayudó a que Batasuna se diera cuenta de que la política lo tienen que hacer los políticos y los militares, a los cuarteles", ha concluido.