Pedro Sánchez, en el Congreso en marzo de 2016 a su llegada a la sesión de investidura
Pedro Sánchez, en el Congreso en marzo de 2016 a su llegada a la sesión de investidura - ÓSCAR DEL POZO

Cuando Sánchez defendía que era un «error» creer que solo podía gobernar el partido más votado

El líder del PSOE esgrimió este argumento ante el Congreso para justificar su intento de ser investido presidente del Gobierno en 2016 pese a que fue el PP, con 123 escaños frente a 90 de los socialistas, quien ganó las elecciones de 2015

MadridActualizado:

El Partido Popular ha respondido este martes a las declaraciones que realizó el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que calificó de «chiste» la propuesta de los populares de que el Rey nombre a un candidato alternativo a Pedro Sánchez y desbloquear así la gobernabilidad en España.

Los populares han recurrido a la hemeroteca y han recuperado un fragmento del discurso que Pedro Sánchez pronunció ante el Congreso como candidato a la Presidencia del Gobierno en la investidura de marzo de 2016, que resultó fallida, en el que criticaba la creencia de que solo podía gobernar la lista más votada.

«Los españoles no se merecen que esta Cámara persista en más errores, en el error de creer que solo el que obtiene el mayor número de votos está legitimado para gobernar», defendió. «No caigamos en el error de creer en que si ninguno tenemos los votos suficientes para gobernar en solitario, nuestro único compromiso es hacer oposición», apostilló.

«Pedro Sánchez nos da la razón», esgrime el PP en el vídeo, en el que cuestiona «por qué tiene que ser Pedro Sánchez el candidato» y por qué al PSOE «le parece un chiste» la propuesta del secretario general de los populares, Teodoro García Egea, que planteó la búsqueda de un candidato de «consenso» y alternativo al socialista para poder formar gobierno.

Estas palabras de Sánchez llegaron después de que tras los comicios de diciembre de 2015 rechazase cualquier acuerdo con el PP o con Mariano Rajoy, que había ganado las elecciones. El socialista, incluso, desechó la gran coalición que planteó el entonces líder de los populares. Así, tras cerrar la puerta a Rajoy, que declinó el mandato del Rey para formar Gobierno a pesar de ser la fuerza más votada, Sánchez intentó ser investido presidente y rubricó un acuerdo con Ciudadanos en febrero de 2016. Un mes después se sometió a la investidura y en su discurso como candidato aseveró ante el hemiciclo del Congreso que era erróneo creer que el partido más votado en las urnas «está legitimado para gobernar».

Da la casualidad de que, años después, Sánchez intenta articular una mayoría con el mismo número de diputados que tenía el PP en 2016: 123 asientos. En aquel momento, el socialista calificó de «minoría mayor» el resultado electoral del PP. En su opinión, los 123 diputados de los populares no era «una mayoría» suficiente como para que Mariano Rajoy fuera investido como jefe del Ejecutivo.