La alcaldesa y líder del partido En Comú Podem Ada Colau - Vídeo: Vea la intervención del portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, durante el debate de investidura

En Comú Podem reta a Iglesias y no renuncia a un referéndum

Jaume Asens pide una «mesa de diálogo» y ve a Irene Montero de vicepresidenta

Sigue la investidura de Pedro Sánchez en directo

Actualizado:

Uno de los argumentos empleados por el PSOE para rechazar en su momento un gobierno de coalición con Unidas Podemos era la postura de los morados con respecto a la cuestión catalana. «Si esta legislatura, ante las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?», expresó Pedro Sánchez cuando el distanciamiento con Pablo Iglesias parecía insalvable.

Para salvar esa brecha, desde Podemos y En Comú Podem se aseguró que se acpetaban las «líneas rojas» que el PSOE imponía sobre Cataluña, particularmente por lo que respecta a la demanda de un referéndum. Iglesias lo remachaba señalando que asumirían «con lealtad el liderazgo del PSOE en la cuestión catalana». Las prevenciones del socialismo en este terreno no eran infundadas, y ayer mismo, Jaume Asens, diputado y líder en el Congreso de En Comú Podem, insistía en la reclamación de un referéndum para resolver el pleito catalán. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Asens sobre la cuestión catalana dijo apostar por crear una «una mesa de diálogo» que ponga el marcador a cero, que aborde cualquier posibilidad, incluyendo en este caso un referéndum, un pacto de claridad a la canadiense o cualquier otra propuesta que haga el PSOE para resolver el conflicto político. «Al referéndum evidentemente no renunciamos porque creemos que es la fórmula para salir del callejón sin salida en el que estamos», añadió.

Queda claro que la línea roja que prometía no traspasar Pablo Iglesias es bastante más difusa para algunos miembros del gru po morado en el Congreso. Es el caso, obviamente de Jaume Asens, histórico abogado del movimiento «okupa» en Barcelona, persona de la máxima confianza de Iglesias y que siempre destacó por ser uno de los miembros más destacados del sector soberanista, independentista más bien, de los comunes en Cataluña.

Poco tiempo

Por otra parte, y con respecto a las negociaciones con el PSOE, el portavoz de En Comú Podem en el Congreso aseguró que «hacer vicepresidenta a Irene Montero sería una posibilidad, no debería descartarse», aunque declinó concretar asegurando que todavía no se ha llegado a la fase de los nombres. «Aunque tenemos poco tiempo y vamos a contrarreloj, hay cuestiones que se tienen que resolver para que eso se produzca», añadió. Asens confirmó que han comenzado «algunos contactos y una negociación» que quieren que sea «discreta». «En las últimas semanas hemos utilizado demasiado a los medios de comunicación para hablar entre nosotros, y ahora es el primer momento en el que el PSOE está respetando la discreción que creemos se tiene que producir en este tipo de conversaciones».

Unidas Podemos quiere, añadió Asens, tener garantías de que pactan con el PSOE de «Salvados», en referencia a la entrevista que concedió Pedro Sánchez al programa de la Sexta en la que denunciaba presiones de poderes económicos para votar a favor de la investidura de Mariano Rajoy en 2016 y mostraba su perfil más izquierdista.

División en JpC

Al margen de la posición y exigencias de En Comú Podem, los partidos independentistas siguen debatiendo qué hacer con respecto a la investidura. Mientras que en ERC el camino parece allanarse para una abstención si finalmente hay un pacto entre PSOE y Podemos –«por nosotros no será», aseguró Gabriel Rufián–, el debate es mucho más encendido en Junts per Catalunya. Ahí la fractura es evidente. Mientras que los presos y el PDECat abogan por no bloquear la investidura, el sector más ultra del independentismo, agrupado entorno a Quim Torra y los diputados fieles a Puigdemont, se inclinan por el no.