Mariano Rajoy, aplaudido por los miembros de su partido tras su discurso de investidura
Mariano Rajoy, aplaudido por los miembros de su partido tras su discurso de investidura - Óscar del Pozo

Las cifras del discurso de Mariano Rajoy

El presidente en funciones ha sido arropado hasta el 20 ocasiones por los aplausos de los suyos

Un discurso de 80 minutos con especial dedicación a la urgencia de Gobierno y la unidad de España

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha abierto este martes el debate de investidura con un discurso de unos 80 minutos —frente a los 120 que ocupó Sánchez en la última sesión de investidura— cargado de referencias a la urgencia de formación de Gobierno. Pasados cuatro minutos de las cuatro de la tarde, hora prevista para que se pusiese en marcha la sesión de investidura, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha dado la palabra a Mariano Rajoy después de la lectura de presentación del candidato que se ha encargado de reproducir Alicia Sánchez Camacho.

Desde el primer minuto de discurso, y durante los 17 siguientes, Rajoy ha hecho hincapié en «lo que todos los españoles piensan»: «España necesita un Gobierno». La reducción del déficit público, la confianza internacional —especialmente la depositada por los socios europeos— y el conveniente avance de la economía han sido algunas de las razones que ha aportado el líder popular para acabar de sumar los apoyos que necesita para ser investido. Así, ha pedido a los diputados presentes en el hemiciclo la atención a la alternativa planteada por su partido, que cuenta hasta ahora con el apoyo de dos formaciones: Ciudadanos y Coalición Canaria, que servirá, entre otras cosas, para hacer frente al «Gobierno que no quiere españa», en una clara referencia a las formaciones nacionalistas y al partido liderado por Pablo Iglesias.

Rajoy también ha dedicado buena parte de su alegato a la exigencia de creación de empleo y a subrayar los logros económicas conseguidos, y en los que España debe seguir trabajando. En total, 18 minutos dedicados a la economía entre éxitos alcanzados, medidas pendientes para culminar el buen camino en el que avanza la economía nacional y disposiciones acordadas en el pacto con Ciudadanos para impulsar sectores competitivos de crecimiento.

El presidente en funciones lanzó una mano de acuerdo al Partido Socialista para introducir sus propuestas en materia de política social. En torno a seis minutos destinados a exponer su apuesta para pensiones, educación —ha llamado de nuevo a un gran pacto por la educación— y violencia de género.

Seguidamente ha abierto el breve bloque dedicado a la corrupción, con dos minutos escasos, el pacto antiterrorista y las políticas europeas, a las que ha destinado nueve minutos, destacando la importancia del papel que juega España en la Comunidad desde su integración. Ha apelado de nuevo en este punto a la confianza depositada por los líderes europeos, que «tiene un límite, y esto puede cambiar», advirtiendo que «ya son muchos los avisos que recibimos, desde dentro y fuera de España, sobre la necesidad de contar con un gobierno en plenitud de funciones».

Los últimos 12 minutos del discurso de Rajoy se han dirigido a la cuestión separatista catalana. El presidente en funciones ha remarcado, con el respaldo de hasta una decena de aplausos de los suyos, la importancia de la Unidad de España en un momento en el que la intención soberanista catalana se ajusta con desgana a los límites de la legalidad.