Adriana Lastra y Gabriel Rufián - Vídeo: ERC insiste a PSOE en la necesidad de «diálogo» (EP)

El PSOE se apoya en ERC para presionar a Pablo Iglesias

Rufián se inclina por la abstención y exige «responsabilidad» a Podemos y a Sánchez

Actualizado:

Después de un mes intercambiando llamadas -según explicaron ayer–, el PSOE y ERC decidieron reunirse en el Congreso para escenificar una suerte de pinza a Podemos. La estudiada «buena sintonía» fue significativa. Los soberanistas dicen no tener aún decidido su voto para la investidura, pero dejaron claro que ellos «no bloquearán» un nuevo Gobierno. El PSOE respiró ayer aliviado: una abstención de ERC es una palanca de presión contra Pablo Iglesias, habida cuenta de que con PNV y Compromís facilitando la investidura en Podemos se señalarían solos al bloquear la formación de Gobierno.

El portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, exigió ayer «responsabilidad» al PSOE y a Podemos después de que el presidente del Gobierno en funciones culpara a Iglesias de «romper unilateralmente» las negociaciones tras habilitar una consulta «trucada» a las bases. «No hay ningún ministerio ni ningún veto que merezca lo que está pasando estos días», reprochó Rufián, al término de su segunda cita desde el 28-A con su homóloga socialista, Adriana Lastra. Durante una rueda de prensa, el republicano exigió a sendos líderes que mantengan el diálogo «hasta el último minuto» para que «la legislatura avance» este julio.

Es el mismo mensaje que el portavoz de ERC trasladó el pasado 29 de junio, tras su primera reunión con Lastra, cuando ya sugirió la abstención de su grupo aunque, eso sí, matizando que en «política no hay cheques en blanco». Ayer sus palabras siguieron la misma senda de moderación y diálogo con los socialistas. «Por ERC no será, no queremos estar en el saco del conflicto, el bloqueo o la amenaza, sino que queremos que esto avance», insistió Rufián en reiteradas ocasiones durante su intervención para explicar el encuentro. En el PSOE no creen que ERC se termine decantando por votar a favor, pero sí que acarician ya su abstención. Fuentes socialistas explicaron ayer que creen que los republicanos intentan cambiar su relato después de tumbar los Presupuestos para poder generar ahora una buena relación con ellos el resto de la legislatura.

Lastra explicó durante su rueda de prensa que no pidió directamente el apoyo o la abstención a ERC, sino que les transmitió lo mismo que al resto de fuerzas parlamentarias. «Les hemos trasladado la petición a ERC de que no bloqueen la investidura de Sánchez y Rufián me ha trasladado su compromiso a no bloquearla», relató la portavoz, que compareció después de Rufián. Sin embargo, Rufián recordó ayer que su partido no tiene aún una postura fijada y que decidirán el sentido de su voto este viernes durante una reunión de la Ejecutiva. Además, según recordó, su voto será el mismo que el de Bildu porque tienen un acuerdo de coordinación.

«Se complica en septiembre»

En Podemos mantienen «la mano tendida» a Sánchez para negociar un Gobierno antes del próximo martes si cede a pactar una coalición, pero si eso no es posible esperan poder conseguirlo en septiembre durante un segundo intento. Rufián advirtió ayer a Podemos de los riesgos de tumbar la semana que viene la investidura, un escenario peligroso: «Septiembre nos complica la vida a todos», sentenció. Después del verano llega la Diada y la sentencia del «procés» que, aseguró el portavoz de ERC, «seguramente será muy dura» y hará «muy complicado gestionar todo y hacer política». Por otro lado, para el caso de un adelanto electoral, no tuvo mejores augurios: «Ahí palmamos todos los partidos de la izquierda». Pero en Podemos ayer a última hora del día seguían sin dar un paso atrás.

Dentro de su estrategia de aparentar «estabilidad» y «mesura», Iglesias aseguró durante una entrevista en La Sexta que estaba esperando la llamada de Sánchez para poder volver a sentarse y negociar. «Sánchez se equivocó ayer cuando dio por rotas las negociaciones para buscar después a la derecha», expresó el líder de Podemos, que aun así sigue sin renunciar a entrar en el Consejo de Ministros. «¿Quién decide quién tiene cualificación? Yo tengo muchos títulos», ironizó después, para rechazar de nuevo la última oferta del PSOE de proponer «perfiles técnicos» afines a la formación morada.

La guerra del relato

«Ojalá haya acuerdo en julio», dijo Iglesias a mediodía, que se mostró dispuesto a «ceder más» si el PSOE se abre al Ejecutivo bicéfalo. «Somos incapaces de que Iglesias se siente, no ha querido, solo quiere hablar de nombres, no de equipos», replicó Lastra a última hora de la tarde.

A cinco días del debate de investidura, PSOE y Podemos protagonizan una guerra de desgaste para liderar el relato y echarle las culpas al contrario: ninguno quiere ser el responsable del bloqueo. «El señor Iglesias mantiene una posición maximalista. No ha cedido nada desde el día de las elecciones y no tiene voluntad de negociar», expresó la portavoz socialista, que criticó que tras cinco ofertas Iglesias no haya renunciado a su «exigencia» de entrar en el Gobierno. «A Sánchez solo le falta pedirme que me corte la coleta, me lo pensaría», expresó Iglesias, medio en broma, y añadió: «Ya hemos cedido demasiado».