«Bullying» en el PSOE

Mientras Ferraz no deja de amenazar al PSOE andaluz, Díaz espera el desgaste de PP, Cs y Vox para volver a San Telmo

Manuel Marín
MadridActualizado:

Susana Díaz ha renunciado a someterse a una investidura abocada al ridículo. Habría sido la escenificación de una derrota irreversible, un testamento político humillante y la excusa perfecta en la que Ferraz habría fundamentado la dinamitación del PSOE andaluz. Díaz sabe desde la noche del 2-D que no gobernaría. Por eso su doble alternativa era sencilla: abandonar la política –algo inasumible para ella y fuera de todo cálculo racional–, o liderar la oposición… a Pedro Sánchez, y no al nuevo Gobierno. La noche electoral demostró que el virus cíclico que ataca a las dos eternas almas del PSOE sigue latente.

No es casual que se haya filtrado un «manifiesto» de apoyo a Sánchez suscrito por cientos de militantes que

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín