El expresidente del Gobierno José María Aznar, en la Convención Nacional del PP - EFE | Vídeo: EP

Aznar, a Casado: «Eres un líder como un castillo, sin tutelas ni tutías»

En la Convención Nacional, el expresidente advierte que los votos que necesita España para frenar al separatismo deben ir al PP

MadridActualizado:

Todavía con la resaca de la intervención de Mariano Rajoy la tarde anterior, los populares han recibido esta mañana a otro expresidente, José María Aznar, en la segunda jornada de su Convención Nacional, que se celebra en Madrid. Aznar se dirigió a todos los votantes del centro derecha y su mensaje fue nítido: los votos que España necesita para frenar el desafío separatista «deben ir al PP». El expresidente definió a Casado como «un líder como un castillo, sin tutelas ni tutías».

La intervención de Aznar fue una auténtica sacudida en el PP. Su despedida, «¡Viva España!», hizo levantar a todos de sus asientos. El Aznar más auténtico ha vuelto, para respaldar a Casado como líder del partido, para reivindicar su legado cuando refundó el PP hace 30 años y para dejar muy claritas cuáles deben ser las prioridades , en defensa de España y la Constitución, para ganar las elecciones. No hay tutelas ni tutías, ha dicho Aznar, pero lo cierto es que el expresidente se siente totalmente identificado con este PP, y seguramente a la inversa.

Aznar, en un discurso de Estado, casi épico, con fuerza y energía, ha pedido al PP que abra más las puertas de la casa común del centro derecha, porque esa es la identidad del partido desde su refundación, hace 30 años: sumar, integrar y tener vocación de mayoría.

El expresidente ha incidido de manera especial en la unidad del partido, por extensión del centro derecha, y en el mensaje de Casado cuando fue elegido presidente nacional del PP: «Si yo gano, nadie pierde», dijo en julio. «Quiero recordar que este partido se ha forjado en momentos muy difíciles, pero nunca se ha construido sobre la derrota de nadie, y si alguna vez ha actuado de otra manera, el resultado ha sido el error y el fracaso».

«Nada que merezca la pena se ha hecho restando sino sumando, por eso, en el congreso de julio el PP dio un ejemplo de renovación, de integración y renovación».

Pablo Casado, que se encontraba en el plenario, ha salido a recibir a José María Aznar, que ha llegado con Ana Botella pasadas las 12, unos minutos antes de su intervención. Casado y Aznar no pueden, y seguramente no quieren, ocultar su sintonía personal y política. Si el entusiasmo se midiera po los gestos, entonces ha quedado claro que Casado se siente mejor junto a Aznar que junto a Rajoy. Eso sí, el político gallego ganó por goleada en el entusiasmo provocado entre los asistentes, sobre todo entre los diputados y senadores, elegidos, no hay que olvidarlo, con el PP de Rajoy.

Aznar, que no fue invitado en el congreso nacional del PP, en julio, y no dejó de mostrar su malestar, ha elogiado de manera muy especial el liderazgo de casado: «Ninguno de tus antecesores lo tuvimos tan difícil, y mira que las cosas no han sido fáciles nunca para el PP. Quiero que sepas que tienes toda mi confianza de que vas a saber responder a este compromiso. Tenemos un gran presidente y un gran líder, sin tutelas ni tutías. Un líder como un castillo». «Eres una persona que sabe unir y sumar», ha subrayado Aznar.

El expresidente ha terminado su discurso con un «¡viva España!», pero antes ha subrayado que «España tiene planteado un desafío existencial. Y debemos responder con serenidad y toda firmeza, responder con decisión, voluntad, visión histórica, coraje, ganas de futuro, y con los votos. Ese desafio lo tenemos, nos guste o no, encima de la mesa».

«Tenemos que responder con los votos. No quiero dejar nada a la interpretación. Los votos que España necesita para responder con éxito a este desafío contra su continuidad histórica y contra su futuro son los votos que deben ir al Partido Popular y que desde ahora pido para el Partido Popular», ha afirmado.

Aznar ha invitado a su partido a convocar a los españoles a un proyecto ganador y de mayoría: «No pidamos el voto del miedo. El voto que ha de pedir el PP es el voto de la esperanza y del patriotismo. Convoquemos a los españoles a retomar un gran proyecto de éxito para nuestra Nación que es el éxito al que puede y debe aspirar».