Agentes de varios cuerpos de seguridad, recientemente en Barcelona
Agentes de varios cuerpos de seguridad, recientemente en Barcelona - EFE

Dos apuñalamientos agravan la crisis de seguridad en Barcelona

Cataluña y la propia ciudad superan todos los homicidios registrados en 2018

BarcelonaActualizado:

Barcelona sigue sumando deplorables casos en la lista de incidentes violentos en sus calles este verano. Los últimos episodios, que tuvieron lugar la madrugada del lunes al martes, dejaron a dos hombres heridos en dos peleas en la vía pública. El Ayuntamiento de Barcelona, con todo, mantiene su silencio al respecto, alegando que ahora centra todos sus esfuerzos en atajar la problemática y que se hará una valoración de la situación cuando acabe el verano, aseguran a ABC fuentes municipales.

Mientras, los Mossos d’Esquadra investigan los últimos casos registrados. Ayer sobre las 5.30 horas se produjo una violenta pelea en las inmediaciones de la plaza Pau Vila, en la Barceloneta. Durante la reyerta un hombre de 21 años fue apuñalado en el tórax. Aunque su estado no parecía grave acabó derivado a un hospital. El agresor, de 19 años y que algunas fuentes apuntaron que era de nacionalidad siria, pudo ser detenido en la zona poco después por agentes policiales.

Horas antes se produjo otro apuñalamiento, en el Pou de la Figuera, en el barrio de la Ribera, una zona sobre la que vecinos y comerciantes llevan tiempo denunciando su degradación. Allí, sobre las 21.30 horas, hubo una violenta reyerta durante la que un hombre quedó herido de gravedad. Su vida no peligraba, explicaron fuentes policiales, que al cierre de esta edición seguían buscando al agresor.

Por si esto fuera poco, la plataforma anónima BCN Helpers -que publica casos para denunciar y combatir la inseguridad en la Ciudad Condal-, alertó ayer de más peleas violentas en la vía pública. Según publicaron en su cuenta de Twitter, al mediodía se produjo una trifulca con botellazos de por medio en la calle Robadors, en el corazón del Raval.

Decimotercer crimen

Además, la autopsia confirmó ayer que la mujer de 46 años que fue hallada anteayer a primera hora del día sin vida bajo un camión en el paseo de Can Tunis no murió de manera natural ni accidental. La policía autonómica catalana, confirmó a este periódico que investiga el caso ahora como una «muerte criminal», la segunda en la capital catalana este mes de agosto, tras el fallecimiento hace seis días de un hombre por los botellazos que recibió tras otra trifulca en la calle. Anteayer también murió un hombre de manera violenta, en el barrio de La Mina (en Sant Adrián del Besós), que es limítrofe con Barcelona. La confirmación del homicidio en can Tunis eleva a trece los homicidios registrados en la capital en lo que va de año. Las cifras son similares a las de 2018, con el agravante de que todavía quedan más de cuatro meses por cerrar el año.

Récord catalán

A nivel autonómico, las cifras también son preocupantes. Un total de 47 personas han sido víctimas de homicidios o asesinatos en Cataluña en lo que llevamos de año, con lo que ya se superan las 44 muertes violentas que hubo en la comunidad, de ellas diez en Barcelona, a lo largo de todo 2018, según datos de Efe a partir de información de los Mossos pero también de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Además de la percepción de inseguridad en aumento en la calle y de las cifras tangibles que corroboran la complicada situación, el debate abierto sobre la seguridad de Barcelona mantiene la tensión política a nivel municipal. Con parte de los ediles de vacaciones, incluida la propia alcaldesa Ada Colau -que esta semana sí estará en los homenajes por el 17-A-, Jaume Collboni (PSC) ejerce de alcalde accidental y ha defendido la nueva estrategia de seguridad del Ayuntamiento -con más presencia policial visible y menos tolerancia con colectivos como el top manta- ante ataques como el del líder de ERC, Ernest Maragall, que esta semana acusó al gobierno municipal de implantar las políticas que quería Manuel Valls.

Además, el concejal de Seguridad, Albert Batlle, ha solicitado la convocatoria formal durante el próximo septiembre de los consejos de Prevención y Seguridad de todos los distritos de la ciudad, en la que vecinos, entidades y comercios exponen sus problemas y peticiones. La ruta empezará a principios de mes en Nou Barris.