Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid

Aguirre niega las acusaciones de Granados: «No hubo una campaña paralela»

La expresidenta de la Comunidad de Madrid dice que para la financiación había cuatro personas: «Yo jamás vi una cuenta»

MadridActualizado:

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre ha desmentido las acusaciones de su ex secretario general en el PP madrileño, Francisco Granados, de tener una campaña electoral «paralela» para financiar los gastos en 2007 y 2011.

«Creo que es mentira que hubiera una campaña paralela», ha dicho Aguirre en la Cadena Cope, «y si la hubo, el responsable es Granados. «Pero es verdad que no vigilé suficientemente —ha añadido—. Por eso dimití. ¿Quién en España ha dimitido por no vigilar?»

La expresidenta madrileña ha afirmado que ella nunca se ocupó de las cuentas del partido: «Para la financiación había cuatro personas: el secretario general, el contable, el tesorero y el contable. Yo jamás vi una cuenta».

Aguirre ha recordado que cuando Granados salió de la cárcel dijo que no iba a «tirar de ninguna manta» porque en el PP no había habido financiación irregular. «Ahora ha cambiado de estrategia», ha dicho.

«En el derecho español los imputados tienen derecho a mentir», ha insistido, y ha recordado las palabras del fiscal general, que recordó que acusar sin pruebas es difamar. Por eso no va a «presentar ninguna querella contra Granados. No ha aportado ninguna prueba».

La exdirigente ha asegurado que tanto Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, como Granados, le dieron «explicaciones cumplidas» cuando ella se las requirió.

«En este momento serán los jueces quienes tendrán que decidir si las acusaciones son ciertas. Yo era la presidenta de la Comunidad de Madrid, no un policía», ha justificado. «¿Cómo iba a saber yo que Granados tenía un millón de euros en el altillo de su vivienda?».

En su declaración el pasado día 12 ante el juez del caso Púnica, Granados relató al juez que había una campaña electoral «paralela» para financiar gastos de Aguirre, que era «ajena al Partido Popular, desde luego al nacional, porque el nacional aquí no pintaba nada, y ajena al PP de Madrid desde el punto de vista contable».

Esta especie de caja b que, según Granados, se usó para pagar gastos de campaña de Aguirre, se llevó «muy muy muy dirigida siempre, en la primera (campaña) del 2007 desde luego, por el señor González, con la señora Cifuentes, con la señora (Isabel) Mariño y con Isabel Gallego fundamentalmente», afirmó en referencia en estos dos últimos casos a la exconsejera de Empleo y la exdirectora de Medios de la Comunidad.

También relató cómo González y Aguirre tenían un poder absoluto en el gobierno de la Comunidad hasta el punto de que los consejeros eran «una comparsa» y cómo Cifuentes fue la mano derecha de González en el partido cuando la nombraron secretaria territorial y a Granados secretario general, una función que en la práctica, dijo, no ejerció.