La Guardia Civil registra la sede de Teyco el pasado 23 de julio
La Guardia Civil registra la sede de Teyco el pasado 23 de julio - Pep Dalmau
última contabilidad de la fundación de convergència

Los donantes de CatDem recibieron en paralelo contratos de la Generalitat

Jordi Sumarroca, detenido en el caso del 3 por ciento, donó a la fundación 87.720 euros en 2013 con una empresa sin actividad

Actualizado:

La fundación CatDem, investigada en los casos Palau y Petrum por recibir comisiones ilegales para Convergència Democrática de Cataluña (CDC), obtuvo en 2013, último balance contable disponible, 538.000 euros en donativos de empresas. ABC ha podido identificar a sus donantes y son contratistas públicos que reciben adjudicaciones de gobiernos de Convergència. En varios casos apenas hay unos días o semanas de diferencia entre el otorgamiento de los contratos y los donativos «altruistas».

Llama la atención que las donaciones más generosas fueron entregados por una sociedad sin actividad, Bluegreen Village S. L., que ni factura ni tiene empleados. Las piezas encajan cuando el Registro Mercantil confirma que el administrador único de esta firma es Jordi Sumarroca, que fue detenido a finales de julio en la operación Petrum, que investiga el pago de comisiones de un tres por ciento a cambio de contratos en distintos municipios catalanes gobernados por el partido de Artur Mas.

Bluegreen Village es, en realidad, una filial de Teyco, uno de los principales grupos empresariales de Cataluña, ligado a Convergència (el patriarca del «holding» familiar, Carles Sumarroca) y a la familia Pujol. Bluegreen donó a CatDem 42.720 euros en enero de 2013, 30.000 en febrero y 15.000 en abril.

Presuntas comisiones

La constructora Teyco recibió entre 2007 y 2014 un total de 53 millones de euros en contratos públicos adjudicados por ayuntamientos en los que gobierna CDC y unos 40 millones de la Generalitat desde que el presidente es Artur Mas.

Durante los registros de la oficina de la constructora, agentes de la Guardia Civil hallaron un manuscrito que apunta al pago de comisiones del tres por ciento por la adjudicación de unos once millones de euros en Sant Cugat y Sant Celoni (Barcelona), Figueres y Lloret de Mar (Girona) y Torredembarra (Tarragona). En esa etapa, Teyco reconoce haber donado a la fundación de CDC entre 300.000 y 400.000 euros, aunque niega tajantemente que las donaciones se entreguen a cambio de contratos, sino por «una bien entendida voluntad de contribuir a la mejora y el avance de la sociedad catalana».

Donación y contrato simultáneos

Otra de las empresas que ha seguido contribuyendo a las arcas de la fundación CatDem, denominada Trías Fragas hasta el estallido del caso Palau de la Música, es Copisa, multinacional catalana líder en construcción de obra pública en esa comunidad autónoma. Aportó 75.000 euros en tres entregas de 25.000: abril, septiembre y diciembre. Coincidiendo con la primera entrega a la fundación, Copisa obtuvo en abril un contrato de servicios de la Generalitat de 397.321,64 euros más IVA. En diciembre, coincidiendo con otra donación, se publicaron tres contratos más para Copisa: 194.317 euros, 194.567 euros y 195.500 euros para obras de reforma en tres escuelas de la Generalitat. En cuanto a las cifras globales, entre los años 2008 y 2012, Copisa logró de la Generalitat de Cataluña (primero con el tripartito a partir de 2011 con el Gobierno de Artur Mas) un total de 375 millones de euros en adjudicaciones públicas.

La Policía está investigando los contratos logrados por Copisa porque esta empresa es la principal pagadora de comisiones a Jordi Pujol Ferrusola. Copisa abonó al primogénito de Jordi Pujol 3,59 millones de euros entre 2008 y 2009 por supuestas gestiones que no están sustentadas en documento alguno. De hecho, el consejero delegado de la empresa, Xavier Tauler, declaró como imputado ante el juez Pablo Ruz en diciembre del año pasado. El directivo reconoció durante su comparecencia en la comisión de investigación del caso Palau en el Parlamento catalán que «una persona de la fundación te llamaba y te hacía una sugerencia» sobre las cantidades que había que donar. Esta comparecencia tuvo lugar en junio de 2010, pero los pagos que hoy desvela ABC demuestran que, pese a la polémica, Copisa ha seguido dando dinero a la fundación de CDC.

En la lista de donantes de CatDem también aparecen varias sociedades del Grup Soler, dedicadas a la construcción y servicios, que aportaron un total de 60.000 euros. Los donativos fueron entregados a final de año, el 30 de diciembre de 2013. Sólo unos días después, en enero de 2014, la Generalitat les renovó un contrato de 580.000 euros para el mantenimiento de las instalaciones de los Mossos D’Esquadra en las zonas de Gerona, Cataluña Central y Metropolitana Barcelona.

El mismo año 2013, en julio, el Grup Soler obtuvo un contrato de 142.800 euros más IVA para la ampliación de instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones del Palacio del Parlamento de Cataluña.

Otra constructora, ya más modesta, Construcciones Deco donó a CatDem 25.000 euros el 6 de noviembre de 2013. Poco después, el 23 de diciembre, el Diario Oficial de la Generalitat publicó la adjudicación de una serie de contratos, entre ellos dos a nombre de Construcciones Deco que suman 388.126 en obras de reforma en dos colegios: 194.175 euros para mejoras en la escuela Brasil y otros 193.951 euros para la escuela Pegaso. El organismo contratante es el Consorcio de Educación de Barcelona, en el que participan la Generalitat y el Ayuntamiento (en 2013 ambas instituciones estaban en manos de Convergència).

En este mismo lote de contratos de reforma en escuelas públicas, además de Copisa y Deco, había otros donantes de CatDem beneficiados: la ya mencionada Teyco obtuvo un contrato de 161.174,93 euros para la escuela Tomás Moro.

Otra constructora, Obres i Asfaltatges Tarraco, donó 3.500 euros a CatDem el 25 de noviembre de 2013. En enero de ese año se hizo pública la adjudicación por parte de la Generalitat de obras en otra escuela pública en el barrio de Gracia por 194.112 euros.

Aportaciones legales

Según las fuentes consultadas, tanto las constructoras donantes como la fundación de CDC sostienen que las donaciones son legales y que en ningún caso eran un pago a cambio de los contratos públicos.

Como desveló ABC en julio de 2013, una buena parte de las donaciones que recibía la fundación pasaban a la caja del partido a través de unas «notas de cargo» por servicios supuestamente prestados. El Tribunal de Cuentas concluyó que estas transferencias carecen de justificación. La fundación CatDem y, en menor medida, la fundación Fòrum, también ligada a CDC, transfirieron por esta vía cinco millones de euros al partido entre los años 2006 y 2012.