El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención - ignacio gil
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN

Rajoy ve posible crear tres millones de empleos si gobierna otra legislatura

«No necesitamos voluntarismos mágicos ni ventoleras ideológicas, sino empleos», advierte el presidente, que cree alcanzable esa meta si no se cometen «torpezas»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Mariano Rajoy ha marcado un objetivo «alcanzable» para la próxima legislatura: crear tres millones de empleos netos, medio millón al año. Ese ha sido el gran anuncio del discurso del presidente del Gobierno en el Debate sobre el estado de la Nación, en el que ha subrayado que se puede alcanzar esa meta si no se cometen torpezas, ni se caen en «voluntarismos mágicos» ni «ventoleras ideológicas». «Se puede, señorías. ¡Claro que se puede!», ha exclamado Rajoy, entre los aplausos de los diputados populares. [ Sigue en directo el Debate sobre el estado de la Nación]

Rajoy ha señalado que España necesita alcanzar una cifra de empleo parecida a la que teníamos antes de la crisis, es decir, contar con unos 20 millones de puestos de trabajo. Y ese es el objetivo que se ha marcado como principal baza electoral ante los próximos comicios. [Consulte aquí el discurso íntegro de Rajoy]

El intenso calendario electoral que tenemos por delante ha marcado este discurso inicial de Rajoy, que ha durado casi una hora y media. En realidad, el discurso del presidente del Gobierno parecía de investidura, ya con la cabeza puesta en la próxima legislatura. De hecho, su anuncio de tres millones de empleos netos está calculado por si gana las elecciones: sería un millón entre 2014 y 2015, y luego medio millón neto al año, lo que abarcaría toda la legislatura que viene, hasta el final, para alcanzar los tres millones de empleos netos. Ha subrayado que ese nuevo objetivo, a diferencia de los anteriores de los años pasados, «no reclama sacrificios ni estrecheces, sino voluntad y perseverancia»

La sesión se ha suspendido hasta las cuatro de la tarde, momento en que llegará el turno del jefe de la oposición, Pedro Sánchez. La primera hora la ha dedicado a reivindicar las reformas de su Gobierno en estos primeros tres años de legislatura, pero sobre todo en subrayar que la mejor medida social que ha tomado el Ejecutivo fue no aceptar el rescate en el año 2012.

Parecía una explicación a la medida del portavoz económico de Ciudadanos, partido que no está presente en el Debate por no tener representación parlamentaria, pero que preocupa en Génova y en Moncloa porque está captando parte del electorado indignado del PP. «No pedir el rescate fue la mejor medida social en la legislatura. El rescate es implacable con quienes lo piden». Entre otras cuestiones, según Rajoy, no pedir el rescate ha permitido que más de nueve millones de pensionistas «cobren puntuales y mes a mes sus pensiones».

«La Nación ha salido de la pesadilla»

Rajoy ha subrayado que España es ya una Nación que ha salido de la pesadilla de la crisis «y se ha rescatado a sí misma, goza de prestigio» y ve cómo aumenta su crecimiento y creación de empleo. Empieza a girar la rueda económica, ha advertido, y eso lleva a un mayor incremento en el número de empleo.

«Si en tres años hemos logrado superar lo más difícil, ¿qué puede impedirnos acelerar el ritmo de crecimiento, consolidar la creación de empleo?», se ha preguntado Rajoy, quien se ha contestado a sí mismo: «Solo una cosa, nosotros mismos». Ha sido en ese momento cuando ha advertido de los demagogos, un peligro, ha dicho, para consolidar la recuperación económica.

En su larga intervención inicial, Rajoy ha hablado de corrupción, pero sin referirse a ningún caso concreto. Solo lo ha hecho para recordar las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno, dirigidas a que los escándalos no vuelvan a producirse, o bien puedan perseguirse con mucha más efectividad.

Respecto a Cataluña, ha reiterado su posición ante el desafío independentista, y ha vuelto a ofrecer diálogo a la Generalitat de Cataluña, como al resto de instituciones del Estado, siempre dentro de la ley y con una premisa muy clara: «Nunca aceptaré que se ponga en tela de juicio la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los españoles ni sus derechos fundamentales».

Después de una hora de discurso, han llegado las propuestas, que más parecían un programa para intentar ganar las próximas elecciones generales que otra cosa. Primero ha anunciado que la previsión de crecimiento de la economía española sube cuatro décimas, hasta el 2,4 por ciento. A partir de ahí, ha explicado una batería de iniciativas económicas y sociales, con ayudas específicas a las familias, las madres y a los autónomos.