Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero, junto en un acto - óscar del pozo

El apoyo de Zapatero a Susana Díaz, nuevo varapalo para Pedro Sánchez

La reaparición del expresidente pilla con el pie cambiado al líder del PSOE, que evita a los medios de comunicación

Actualizado:

No es un secreto en el PSOE que Pedro Sánchez se ha ido dejando en el camino muchos de los apoyos que le encumbraron a la Secretaría General en julio de 2014 y que tanto Felipe González como José Luis Rodríguez Zapaterollevan meses distanciados de él.

Lo que ha sido una sorpresa, hoy, es la entrevista que ha concedido Zapatero a la cadena SER en la cual ha apostado por Susana Díaz, a quien ve mejor gobernante «a gran distancia», entre otras razones porque Pedro Sánchez, ha dicho, no tiene experiencia... ni proyecto todavía, ha añadido.

El último presidente de gobierno socialista cree que la presidenta andaluza «como gobernante me ofrece todas las garantías». Y si fuera candidata a La Moncloa, «tiene capacidad para gobernar todo lo que la responsabilidad y las circunstancias, que son muy importantes, le pongan por delante», insistió.

En cuanto al cambio de postura de los barones que apoyaron a Sánchez y ahora le han pedido que sea ella el cartel electoral a La Moncloa, Zapatero lo achacó a «la inercia» del último congreso socialista, en julio de 2014, en el que ella era la primera opción para hacerse con la secretaría general y solo cuando dijo no emergió Pedro Sánchez. De él solo ha dicho que tiene determinación» y ha pedido «plena lealtad y pleno apoyo» a Sánchez y a sus órganos de dirección.

Además de sus palabras, lo que está causando mucha conmoción en el seno de los socialistas es la revelación de que Zapatero se reunió con el líder de Podemos,Pablo Iglesias, a espaldas de Pedro Sánchez, a quien se lo comunicó «unos días después».

Son muchos los que ven ahí una «deslealtad» del expresidente y a quienes preocupa la deriva del partido por las consecuencias que pueda tener en los resultados de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo.

Sánchez, visiblemente contrariado, no ha querido hablar de todo esto a su salida de la sesión de control al Gobierno en el Congreso. «No voy a contribuir a ningún ruido», dijo, a la espera de que la que aparece como su gran rival para hacerse con la candidatura a la Presidencia del Gobierno anuncie si adelanta las elecciones andaluzas al 22 de marzo.

En Ferraz todavía no dan por cerrado este capítulo porque creen que Susana Díaz «se lo está pensando», ya que es una maniobra política no exenta de riesgos para el PSOE andaluz. Está por ver, dicen, que unas elecciones adelantadas para acabar con la supuesta inestabilidad del acuerdo de gobierno con IU no acabe generando más inestabilidad si los socialistas bajan en escaños y Podemos acaba convirtiéndose en el socio necesario.