José Manuel García-Margallo (d), durante la Asamblea General de Naciones Unidas
José Manuel García-Margallo (d), durante la Asamblea General de Naciones Unidas - EFE

España se hace con un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU

Con 132 votos frente a los 60 de Turquía en tercera ronda, se sentará junto a Nueva Zelanda, Angola, Malasia y Venezuela como miembro no permanente

javier ansorena
Actualizado:

España ya es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el bienio 2015-2016. Tras una tercera ronda en la que se enfrentaba a Turquía, nuestro país ha obtenido los 132 votos (se requerían 128) que le abren la puerta a uno de los organismos internacionales más importantes. Turquía ha logrado el apoyo de 60 países, mientras que el voto restante hasta completar los 193 miembros fue una abstención, aunque se desconoce el origen, pues la votación se efectúa en secreto.

Han sido necesarias tres votaciones, después de que Nueva Zelanda se convirtiera en el primero del grupo de 'Europa Occidental y otros países' en conseguir uno de los dos asientos que los tres países se disputaban. Con 145 votos, Nueva Zelanda ha logrado superar los 129 requeridos (mayoría de dos tercios de la Asamblea) para ocupar un puesto como miembro no permanente para el bienio 2015-2016. España logró en esa primera ronda 121 apoyos, frente a los 109 de Turquía.

En la segunda votación, ni España (120) ni Turquía (73) consiguieron los 129 votos necesarios, por lo que hubo que acudir a una tercera votación, de la que finalmente España ha salido victoriosa.

Sobre las 10.25 hora local (16.25 hora peninsular) ha comenzado una votación clave para España, pero también difícil. Naciones Unidas elige a los cinconuevos miembros no permanentes del Consejo de Seguridad para 2015-2016. La sesión está encabezada por el presidente de la Asamblea General, el ugandés Sam Kutesa.

Las cinco vacantes se reparten entre grupos regionales y el único en el que hay competencia entre distintos candidatos es en el de 'Europa Occidental y otros Estados', al que pertenece España y para el que hay dos vacantes. Los otros tres asientos se han resuleto en primera votación y los han ocupado Angola (190 votos), Malasia (187 votos) y Venezuela (181), como era de esperar.

Sobre las 16.30 horas daba inicio una pausa de 45 minutos para contar las papeletas de la primera ronda de votaciones. Los 193 países miembros de la Asamblea General de la ONU están llamados a renovar cinco de los diez asientos no permanentes del Consejo, del que forman parte con carácter fijo EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia.

«Esto no está siendo fácil. Hay tres candidatos con credenciales muy sólidas. No es una competición sencilla. Es compleja, muy difícil», reconoció ayer el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en la residencia del embajador permanente ante Naciones Unidas. España basa su candidatura en su implicación en misiones de paz y humanitarias.

Margallo destacó que la candidatura ha sido «un ejercicio de patriotismo», con un trabajo «espléndido» en el que han participado «el Rey, el presidente del Gobierno, las fuerzas de la oposición y funcionarios de todos los ministerios». En su opinión, estar en el Consejo de Seguridad «comporta obligaciones muy exigentes», pero defendió que «un país que quiera ser relevante en la comunidad internacional tiene que asumir esos compromisos y obligaciones, y España ni ha rehuido ni va a rehuir jamás ese papel».

Además, explicó, será un actor válido en el Consejo de Seguridad «porque no tiene conflictos abiertos», por «su capacidad de negociación, de interlocución, de ponerse en el lugar del otro». Estos son principios «provenientes de la transición española y que, aplicados a la escena internacional, pueden aliviar la complicada situación actual en muchos frentes».

El protagonismo de Turquía

El ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, Murray McCully, coincidió en que es «una campaña muy competida». No se atrevió a apostar por ningún favorito, aunque su país parece que es uno de los que cuentan con más posibilidades, después de veinte años sin ocupar un sillón del Consejo de Seguridad. Turquía tendrá amplio apoyo entre los países musulmanes. El granero de votos para España serán los países hispanoamericanos y sus socios europeos.