La «primera época» del caso Gürtel: Más de 5 años, varios instructores y 45 imputados
Fotografía de Luis Bárcenas saliendo de su domicilio - efe

La «primera época» del caso Gürtel: Más de 5 años, varios instructores y 45 imputados

El magistrado Pablo Ruz envía la primera parte de la investigación (1999-2005) a juicio

Actualizado:

Pablo Ruz ha decidido enviar a juicio la «primera época» (nombre con que ha titulado el auto) del caso Gürtel, poniendo de esta manera fin a la parte de la instrucción que se encuentra entre 1999 y 2005 y por la que se sentarán en el banquillo de los acusados un total de 45 imputados. Éstos se enfrentarán a 11 delitos, entre los que destacan algunos como prevaricación, cohecho o tráfico de influencias.

La medida de Ruz de desglosar la causa ha estado motivada por la larga trayectoria que ha tenido la investigación durante estos años. El caso Gürtel ha tenido varios instructores, un buen número de informes periciales y hasta 183 comisiones rogatorias. Según las propias palabras del magistrado «resulta posible escindir determinados hechos cuya investigación se encuentra prácticamente concluida».

El recorrido del caso Gürtel comienza en 2009, cuando el juez de la Audiencia Nacional, Baltarsar Garzón, comienza a instruir la causa. Un mes después, Garzón tuvo que remitir el caso al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al encontrar indicios de delitos contra los diputados regionales Alberto López Viejo, Alfonso Bosch y Benjamín Martín.

El caso Gürtel le costó a Garzón su carrera en la judicatura un año después, al ser inhabilitado durante once años por el Tribunal Supremo debido a las escuchas que autorizó de las conversaciones entre los imputados y sus agobados cuando se encontraban en prisión.

El juicio de «los trajes», el primero del caso

El instructor del TSJM, Antonio Pedreira, se inhibió a favor del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por la causa en la que se investigaban regalos procedentes de miembros de la trama a altos cargos del Gobierno valenciano, entre ellos a su presidente, Francisco Camps. Este tribunal culminaba el primer juicio del caso Gürtel, conocido como «el de los trajes», por el cual un jurado popular declaró no culpables a Camps y al ex secretario regional del PP, Ricardo Costa.

Los otros dos acusados en esta causa, el ex vicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, reconocieron que aceptaron «dávidas» de la trama para evitar sentarse en el banquillo y fueron condenados a sendas multas de 9.600 euros por cohecho pasivo impropio.

Posteriormente, el caso llegó al TS, que investigó a los entonces los entonces parlamentarios del PP Luis Barcenas (Senador) y Jesús Merino (Diputado). Cuando ambos renunciaron a su escaño, el Alto Tribunal devolvió el caso al TSJM, que no apreció pruebas contra Bárcenas y lo dejó fuera de la investigación.

La situación procesal de Bárcenas cambió

El caso regresó a la Audiencia Nacional en 2010, una vez que los diputados de la Asamblea de Madrid que figuraban como imputados- López Viejo, Bosch y Martín Velasco- renunciaron a su escaño antes de la celebración de las últimas elecciones autonómicas el 22 de mayo. Ya con la investigación en manos del juez Ruz, el 15 de marzo de 2012 la Sala de lo Penal del órgano jurisdiccional anuló el archivo de la causa con respecto al ex tesorero e imputó por cohecho, blanqueo de capitales y fraude fiscal a Luis Bárcenas.

Al día siguiente, Pablo Ruz reactivó la comisión rogatoria solicitada a las autoridades suizas para la búsqueda de cuentas bancarias de Bárcenas que había sido cursada por Garzón y cuya respuesta se encontraba en suspenso al haber sacado Pedreira del caso a Bárcenas.

Luis Bárcenas se acogió a la amnistía fiscalCuando se conoció el resultado de esta comisión en enero de 2013, saltó el escándalo. Bárcenas llegó a acumular 22 millones de euros en distintas cuentas del Dresdner Bank, un dinero que traspasó a otras cuentas en 2009 con la aparición del caso Gürtel. El ex tesorero reaccionó el 30 de enero presentando a Ruz los documentos que probaban que se acogió a la amnistía fiscal para regularizar, en 2012 ante Hacienda, los casi 11 millones de euros que no había declarado en su día.

Los medios de comunicación publicaron un día después los llamados papeles de Bárcenas, fotocopias de una supuesta «contabilidad B» del PP. En ese momento, el ex tesorero negó ser el autor de esa filtración. Ruz se hizo cargo de investigar la veracidad de esos papeles y los incluyó en una pieza separada del caso Gürtel.

Meses más tarde, el 14 de junio, Suiza reveló que, en otro banco, Lombard Odier, Bárcenas llegó a tener otros 26 millones de euros. El 27 de junio, ante la falsedad de los contratos de compra-venta de obras de arte que aportó Bárcenas para justificar parte de sus ingresos, el juez volvió a llamarle a declarar y finalmente decretó su ingreso en prisión ante el riesgo de fuga, destrucción de pruebas y de que mantuviera ocultas otras cuentas bancarias en lugares como Bahamas.