El PP desmonta la ofensiva del PSOE e IU contra la ley del aborto
Villalobos y Madina, ayer en la Diputación Permanente del Congreso - efe

El PP desmonta la ofensiva del PSOE e IU contra la ley del aborto

El texto sigue adelante sin que Santamaría, Mato y Gallardón tengan que comparecer en el Congreso

Actualizado:

El esfuerzo de PSOE e IU por mantener vivo el espinoso debate que rodea a la nueva ley del aborto chocó ayer con el muro frontal levantado por el PP en el Congreso con el objetivo contrario: acallar el ruido que rodea al texto hasta que el proyecto sea el definitivo. Los populares, por tanto, dijeron «no a todo» y rechazaron tanto la marcha atrás de la ley, que los socialistas pretendían debatir en un Pleno extraordinario, como la petición de comparecencias de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y Sanidad, Ana Mato. La postura del PP es que el Gobierno dará explicaciones pero cuando el texto llegue a la Cámara Baja.

Estéticamente, la estrategia del grupo mayoritario quedó al aire al ser la portavoz de Educación, Sandra Moneo, la encargada de defender la postura de los populares en lugar de la portavoz adjunta de Justicia, Beatriz Escudero, más conservadora en este tema. Moneo repudió los argumentos de PSOE e IU subrayando que «no existe el derecho al aborto» ni en España ni en la legislación europea con carácter «vinculante y con eficacia jurídica». También acusó a los socialistas de romper el consenso existente en torno a la ley de 1985 y de «querer hurtar el debate» por tenerle «miedo». La portavoz popular no ahorró en descalificativos y tachó el discurso de la oposición de «retrógrado y anticuado», contraponiéndolo con el nuevo texto que protege el derecho más fundamental: «El derecho a la vida».

Gallardón: habrá «mejoras»

Coincidencia o no, la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, -contraria a restringir los supuestos de aborto- abandonó temporalmente la reunión de la Diputación Permanente y no estuvo presente durante la exposición de Moneo. Regresó en el punto posterior cuando se trataba la imputación de la Infanta.

No obstante, ayer no hubo polémica entre las filas populares, más calmadas ante el convencimiento de que Ruiz-Gallardón suavizará la ley. De hecho, tan solo unas horas antes, el titular de Justicia admitió cambios al señalar durante una entrevista en la cadena COPE que «no conozco ninguna ley que no haya sido modificada en sus trámites parlamentarios. La iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, pero la capacidad legislativa al Congreso». El exalcalde madrileño, no obstante, insistió en que «todas las mejoras serán mejoras, pero no desvirtuarán un proyecto que enlaza con el discurso del partido».

Antes, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, recicló los argumentos que lleva utilizando desde hace un año para asegurar que el nuevo texto es «vergonzoso y radicalmente machista», además de una reforma «absolutamente impropia de nuestro siglo». Y auguró que el 92 por ciento de las mujeres que actualmente abortan legalmente ya no podrán hacerlo.