Más de 1.600 inmigrantes irregulares viven en los CETI de Ceuta y Melilla
Inmigrantes irregulares sirios en la Plaza de España de Melilla - efe

Más de 1.600 inmigrantes irregulares viven en los CETI de Ceuta y Melilla

En el caso de Melilla el número de personas casi duplica la capacidad del centro de internamiento

Actualizado:

Las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla han comenzado el año con casi 1.600 inmigrantes irregulares acogidos en sus Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), los cuales han entrado de manera irregular en ambas ciudades y están a la espera de resolver trámites burocráticos. La condición fronteriza con Marruecos y la desesperación de los inmigrantes subsaharianos por alcanzar el sueño europeo provoca que tanto Ceuta como Melilla inicien el 2014 en esta situación.

Según los datos facilitados a Efe por la Delegación del Gobierno de ambas ciudades autónomas, el CETI de Melilla, con una capacidad para 480 personas, tiene en sus instalaciones a unos 950 inmigrantes, mientras que el de Ceuta, habilitado para 512 plazas, ha iniciado el año con 630 inmigrantes.

En el caso del CETI ceutí se ha conseguido rebajar la presión migratoria en los últimos meses hasta el punto de lograr una ocupación que se considera «óptima» de las instalaciones que llegaron a albergar a unos 800 inmigrantes entre los meses de agosto y septiembre. Esta situación motivó que la dirección del recinto tuviera que utilizar varios espacios comunes para emplearlos como dormitorios y dar respuesta al elevado número de personas que habían accedido irregularmente en la ciudad. La política de traslados de inmigrantes hacia centros de acogida y de internamiento de la Península ha posibilitado que a fecha de hoy el recinto tenga registrados a 630 inmigrantes, lo que ha permitido recuperar una cierta normalidad en las instalaciones.

Mientras tanto, en Melilla la constante llegada de inmigrantes mantiene desbordado el recinto, aunque no se han registrado incidentes. A pesar de estar por encima de su capacidad, el CETI ceutí funciona con normalidad gracias al trabajo de un centenar de personas que atienden estas dependencias entre voluntarios, personal contratado y funcionarios, al igual que sucede en Melilla. En el caso de Ceuta la mayor parte de los inmigrantes han conseguido entrar por la vía marítima, mientras que en Melilla lo han logrado saltándose el perímetro fronterizo terrestre.

Las dos ciudades autónomas confían en poder aliviar la presión migratoria en este nuevo año que comienza, aunque no tanto como para que los CETI de las dos ciudades dejen de estar a pleno rendimiento.