La madre de Olga Sangrador: «¿Dónde están los derechos de mi hija? ¿En el cementerio?»
La niña asesinada Olga Sangrador - abc
doctrina parot

La madre de Olga Sangrador: «¿Dónde están los derechos de mi hija? ¿En el cementerio?»

La madre de Olga Sangrador está rota

Actualizado:

«¡Pídele perdón!» El 27 de junio de 1992 la imagen televisiva de Juan Manuel Valentín Tejero, de rodillas frente al cadáver de la pequeña Olga Sangrador, heló la sangre de millones de españoles. El violador y asesino de la niña había aprovechado un permiso penitenciario para atacar. A las cinco menos diez de la tarde de ayer, 21 años después, este individuo salió de la prisión de Herrera de La Mancha, en aplicación de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Debía haber salido en 2025 en aplicación de la doctrina Parot, ahora derogada. Su pronóstico de reincidencia, según los expertos, es «muy alto».. Nadie lo esperaba. Se marchó solo, con sus pocas pertenencias, en un taxi. Su aspecto, con el cabello y la barba canosa y larga, delataba también su marginalidad. Está solo en el exterior y ese es otro factor de riesgo añadido.

«Injustas Leyes, injustas decisiones, injusto dolor... Solo esperemos que no tengamos que arrepentirnos todos de las consecuencias de sus actos». Es uno de los mensajes que ayer se amontonaban en Internet «contra la salida de la cárcel de Valentín Tejero», que se cumplió a primera hora de la tarde después de que la Audiencia Provincial de Valladolid ordenara su «excarcelación inmediata». Las palabras de dolor las firmaba una amiga de la pequeña Olga Sangrador. Hace un mes ella y otros vecinos organizaron una concentración de repulsa por la inminente salida del criminal.

Sin palabras

«¿Dónde están los derechos de mi hija? ¿En el cementerio?». Era la frase que repetía una y otra vez la madre de Olga Sangrador, Encarnación Caballo, cuando Valentín Tejero recurrió su estancia en prisión tras el fallo del tribunal de Estrasburgo. Ayer, «apenas podía hablar», comentaron a ABC algunas personas cercanas a la familia. «Llevan 21 años sufriendo, y todo vuelve a aflorar».

La excarcelación del asesino provocó «demasiado dolor» en la familia. El desenlace, «no por esperado, es menos doloroso. Es vergonzoso», afirmó el abogado de la familia Sangrador, Luis Antonio Calvo, quien había luchado por que no saliera de la cárcel hasta 2025. Ésta era una de las tres fechas planteadas en la causa, para la que la prisión había ofrecido otras dos opciones: la primera de ellas señalaba que había saldado su deuda con la justicia en 2012 y la segunda prorrogaba su estancia en prisión hasta 2016, aplicándole al reo la doctrina Parot desde 2006, cuando fue fijada. Sin embargo, esta última opción no fue ni siquiera secundada por el fiscal, después de que hubiera sido rechazada por el Supremo, donde había llevado esta propuesta el Ministerio Público.

Con su puesta en libertad, aumenta por segundos el terror en Valladolid, que hace casi dos semanas vio salir de prisión al «violador del ascensor», quien también en 1992 asesinó a la joven Leticia Lebrato en esta provincia.