Esperanza Aguirre: «Manuel Pizarro será mi "fiscal anticorrupción" en el PP de Madrid»
Esperanza Aguirre - ANGEL DE ANTONIO

Esperanza Aguirre: «Manuel Pizarro será mi "fiscal anticorrupción" en el PP de Madrid»

La dirigente madrileña asegura que los más molestos por los últimos casos de corrupción son los políticos honrados, «que no sé si somos muchos o pocos»

Actualizado:

Se declara ilusionada porque dentro de dos semanas se incorporará a la empresa privada por primera vez en sus 61 años. Pero los últimos casos de corrupción le están amargando esta "nueva vida". En mitad de la tormenta, Esperanza Aguirre recibió el jueves por la tarde a ABC en su despacho de la sede del PP de Madrid. Lo hace con una chaqueta azul a cuadros que le regaló María Dolores de Cospedal, aunque aclara que "la elegí yo". Se sienta ante la grabadora e invita a preguntar sobre cualquier tema. "Dispara...".

-En cuatro meses ha pasado por la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Industria y, ahora, la empresa privada. ¿Qué le falta por hacer?

-La verdad es que esto de intentar ganarme la vida en la empresa privada era algo que tenía pendiente porque hace 37 años que saqué las oposiciones libres al Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo del Estado, y desde entonces sólo he cobrado un salario público a lo largo de toda mi vida.

-¿Qué tenía Seeliger y Conde para convencerle?

-Tenían muchas cosas para convencerme, por eso al final lo lograron. La primera es que trabajaba en un sector en el que yo no había tenido nada que ver a lo largo de mis 37 años de carrera política. Además, me interesa especialmente el tema de Recursos Humanos. Yo me he dedicado a formar equipos durante muchos años y no he debido de ser tan mala formándolos puesto que cuando llegó Rajoy a la Moncloa fichó del Gobierno madrileño a 90 directivos míos. Es decir, Rajoy "cazó" a 90 de mis cerebros...

-Pero ha sorprendido que se marche a trabajar a una empresa que no era muy conocida hasta ahora...

-Cuando recibí la oferta entré en Google para ver quiénes eran. Es una empresa cien por cien española. La primera en el sector con capital únicamente español. Pero es una compañía con sede en Cataluña y con la máxima fortaleza allí. No conocía de nada a su presidente, por lo tanto me hizo mucha ilusión que una empresa catalana pensara en mí para su expansión por España, Europa y América.

-¿Tenía ganas de trabajar para la empresa privada?

-Cuando dimití de la presidencia de la Comunidad de Madrid me preguntaron qué iba a hacer. Respondí que quería dedicarme más a mi familia, a mi marido, mis hijos, mis nietos, mi madre... Y es lo que estoy haciendo. Pero no sabía qué iba a hacer de trabajo. Quise tomarme un cuatrimestre para pensar. Y he decidido hacer esto. Me ha parecido que estaría bien mantener mi perfil político como presidenta del PP de Madrid, escribir en ABC, que también me hace mucha ilusión porque me obliga a estar constantemente pendiente de la actualidad, y asesorar a una empresa como Seeliger y Conde, que creo que hace una gran labor y un bien a toda España.

-¿Cómo cree que le habrá sentado a Artur Mas su fichaje por una empresa catalana?

-No tiene por qué parecerle mal. Lo que no puede hacer es saltarse la ley a la torera. Eso convertiría a Cataluña en una república bananera.

-¿Cree que las informaciones sobre la corrupción en CiU pueden frenar esas ansias soberanistas?

-Yo estoy indignadísima con las informaciones sobre la corrupción política en general. Pero no sólo yo. La calle está absolutamente indignada. Pero le quiero decir que los ciudadanos que están más indignados que el resto son los políticos honrados, que no sé si somos muchos o pocos, aunque creo que hay muchos.

-¿Qué se puede hacer al respecto?

-Yo exijo que la justicia funcione y que lo haga con celeridad. Que se haya tardado 16 años en juzgar el "caso Pallerols" es intolerable. También el caso Gürtel. Estalló en 2009, estamos ya en 2013 y todavía estamos esperando que esa cuestión avance. A mí me tocó muy de cerca este caso y no me tembló el pulso en cesar a un consejero, a cuatro alcaldes y varios diputados, antes de que fueran imputados. Lo hice porque me parecía lo correcto. Por eso voy a proponer que dentro del PP de Madrid se institucionalice una especie de Fiscalía Anticorrupción, que haga la función de "Asuntos Internos", y que sea dirigido por unas personas absolutamente intachables.

-¿Ha pensado ya en algún nombre?

-Sí, en Manuel Pizarro. Todavía no lo he hablado con él, pero será un excelente presidente de Asuntos Internos del PP de Madrid.

-Es cierto que la gente está muy desencantada con la clase política...

-Desencantada es poco, la gente está indignada, pero yo soy la más indignada. Y estoy segura de que el resto de políticos honrados también están indignados. Por eso tiene que funcionar la justicia y las auditorías internas.

-Lo dice también por el caso Bárcenas, ¿no?- Por supuesto. Desconozco de dónde han salido esos 22 millones de euros de Bárcenas. Lo que sí sé es que para ganar 22 millones un presidente de una comunidad autónoma tendría que trabajar durante 220 años y, además, no gastar nada.

-¿En qué situación queda el PP?

-No lo sé. Lo que yo puedo decir es que el señor Bárcenas ya no está en el partido. Tendrán que hablar... La justicia tiene que funcionar. Él tendrá que explicar de dónde ha salido tanto dinero. No le quito la presunción de inocencia, pero la Justicia tendrá que tener celeridad, rapidez y llamar a declarar a quien haga falta. Caiga quien caiga.

-¿Qué opinión le merece las informaciones que apuntan que el extesorero del PP pagaba sobresueldos a dirigentes de su partido?

-Si eso se demostrara, me parecería gravísimo.

-¿Conocía o había oído hablar de ello dentro del PP?

-No, nunca.

-¿Qué cree que tendrían que hacer los supuestos beneficiarios, si se demostrara que es cierto?

-Primero, regularizar su situación con Hacienda. Y luego, dimitir.

-Con casos como estos, no es extraño que la gente piense que los políticos son unos privilegiados. Tienen trabajo, ganan mucho dinero desde el principio, algunos no tienen que esforzarse por llegar arriba...

-Por eso he propuesto para el futuro que antes de ocupar un escaño sea obligatorio haber cotizado a la Seguridad Social en otra cosa. Me da igual que sea en la función pública, en la empresa privada o como autónomo. Antes de ocupar un escaño se debe tener una profesión. El otro día dije esto en Murcia y se me acercó un señor y me dijo que no era nada nuevo lo que estaba diciendo. "Ya lo decía Platón -me dijo-: sólo pueden ir a la res pública los que tengan resuelta la vida".

-¿Qué le parece la idea de Ana Botella de eliminar las Nuevas Generaciones de los partidos?

-No estoy de acuerdo con que se supriman. Estoy a favor de que los jóvenes se integren en el partido directamente, pero que no tengan una especie de cuota para ocupar escaños. ¿Por qué digo eso? Porque un chico joven que entra en Nuevas Generaciones y sale concejal de un municipio importante gana un sueldo que sus compañeros de clase, que a lo mejor son más brillantes, no ganan. Y ese chico luego se acostumbra a vivir con ese sueldo y entonces en lugar de ganarse a los electores, que es lo que debería hacer, se gana a sus jefes, que son los que hacen las listas. No puede ser.

-¿Cómo cree que se está resolviendo el tema de Carromero?

-No tiene sentido que tenga que ir a dormir todas las noches a un centro de inserción social. Carromero es inocente. Incluso dando por bueno lo que dice la sentencia de la dictadura castrista, tuvo un accidente. El Gobierno ha actuado admirablemente bien porque ha conseguido que vuelva a España. Mi punto de vista es que como Carromero no es un delincuente y no reconozco la Justicia castrista, no tiene ningún sentido que sea tratado como si fuera culpable de un homicidio. Carlos Payá, hermano del líder de la disidencia cubana que murió en ese accidente, ha pedido el indulto para Carromero, y yo también voy a pedirlo. Creo que es ese tipo de personas a las que el Gobierno tiene que indultar.

-Usted lo ha visitado en la cárcel...

-He estado con él y he hablado por teléfono con él. Está absolutamente destrozado. Tuvo un accidente en Cuba que mientras él no hable yo no diré nada de qué clase de accidente tuvo...

-Pero ¿le ha contado cómo fue?

-Sí. Pero él sabrá lo que hace. Yo sólo digo una cosa: imaginemos que aquí viene un chico del partido de De Gaulle en plena dictadura franquista y que le pasa lo mismo que a Carromero. ¿Alguien cree que al llegar a Francia ese joven pasaría un sólo día en la cárcel? Yo lo dejo ahí.

-Usted que ha sido presidenta del Senado, ¿qué piensa cuando oye a la gente de la calle pedir su eliminación para ahorrar?

-Yo creo en las segundas cámaras. Pero a mí me indigna que, cuando se habla de recortes, en la Unión Europea no sólo no se recorte sino que además se suba el presupuesto con todos esos sueldazos que tienen. De lo que cuesta trasladar los papeles de Bruselas a Estrasburgo... En fin, que lo primero en lo que hay que recortar es en la "burocracia bruselense".

-Su antiguo gobierno está lidiando ahora con el conflicto médico y el euro por receta...-Los médicos protestan porque no quieren la externalización de seis nuevos hospitales. Les pido que visiten el hospital de Torrejón, Valdemoro, Móstoles o la Fundación Jiménez Díaz, y que vean cómo médicos, enfermeras y pacientes están encantados. De todas formas, es curioso que los conflictos siempre se dan en los servicios públicos, nunca en la empresa privada. Hay que aprobar una ley de huelga.

-Para acabar, presidenta, ¿qué le dicen a usted sus médicos?

-Que he pasado los controles con un sobresaliente «cum laude». Estoy fenomenal gracias a Dios y a los médicos madrileños.