Rivera denuncia ante la Fiscalía el acoso en Rentería
Rivera denuncia ante la Fiscalía el acoso en Rentería - EP
Elecciones Generales

Rivera vincula el acoso de Rentería con Sortu y Bildu

El presidente de Ciudadanos denuncia ante la Fiscalía los ataques sufridos este domingo

MadridActualizado:

«Hay instigadores políticos. No fue por casualidad. Estaba concertado por políticos». Albert Rivera tiene claro que el acoso que sufrió Ciudadanos este domingo durante un mitin electoral en Rentería (Guipúzcoa) no fue espontáneo ni fruto del azar.

El partido descartó el lunes llevar los hechos ante la Fiscalía General del Estado, al considerar que esta podía actuar de oficio, pero hay un elemento que hizo cambiar de opinión a la dirección.

Este ataque a los derechos electorales de los constitucionalistas estaba preparado. O al menos así lo entienden en el partido liberal, que ha reunido «decenas de pruebas» de que organizaciones de la izquierda «abertzale» instigaron a sus fieles para reventar el acto de Cs.

En la denuncia, que Cs ha remitido a los medios de comunicación, se recogen imágenes y publicaciones de los medios de comunicación, pero mensajes desde cuentas de Twitter que llamaban al boicot del mitin. Desde Sortu, directamente, el mensaje era que Cs no era bienvenido en el País Vasco.

Rivera no ha dudado en vincular a los que «acosan a los demócratas» con quienes celebran homenajes «a asesinos», en alusión al recibimiento que se hace en algunos pueblos de esta región a exetarras que regresan tras el cumplimiento de sus penas.

Según el presidente de Cs, la documentación reunida por su partido, que consta de 41 páginas con imágenes y enlaces a noticias publicadas por distintos medios, son suficiente para demostrar que hubo delitos de amenazas, injurias y de odio.

Una pancarta contra él -que muestra al líder liberal bocabajo, con una gran mancha roja en la cabeza,- quizá sea un ejemplo significativo, pero también lo son los escupitajos, huevazos, insultos y amenazas que recibieron; al margen de las patadas a los vehículos en los que viajaban y las caceroladas durante los discursos.