Los candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, en el debate del lunes - REUTERS | Vídeo: Pablo Casado, recibido entre vítores tras el debate (ATLAS)
Elecciones Generales

El Gobierno cree que Vox no se habría inflado con Rajoy

Fuentes del Ejecutivo afirman que Pablo Casado es un «líder improvisado y no esperado» y que «no resultó creíble» anoche

Elecciones generales: sigue la última hora en directo

Alcalá de HenaresActualizado:

El Gobierno afirma estar preocupado por la situación del PP y cree que, con Mariano Rajoy, Vox no se habría inflado y que el anterior líder de los populares, «que es muy inteligente», nunca habría abandonado la moderación. Además, el Ejecutivo considera que el actual líder de los populares, Pablo Casado, «no resultó creíble» en el debate de la noche del lunes al haber cambiado el tono que ha venido utilizando en los últimos meses. Así lo afirmaron fuentes del Ejecutivo durante una conversación informal con periodistas en los corrillos que siguieron a la entrega del premio Cervantes en Alcalá de Henares.

Las fuentes añadieron que cuando surgió Podemos, el PSOE adoptó una serie de medidas para no dejar a la izquierda en manos de esa formación política, y que una de las preocupaciones del Gobierno ha sido evitar la desafección de los ciudadanos a las instituciones y a los políticos, algo que considera muy peligroso para la democracia. Por eso, añadieron, Sánchez ha tratado de explicar que hay decisiones políticas que sirven para solucionar los problemas.

Agregaron que Casado es «un líder improvisado, no esperado», en comparación con otros líderes del PP más sólidos, y que las «inestabilidades del PP» han provocado que surgiera Vox, que es una escisión del PP. También reprocharon al jefe del PP que acusara a Sánchez de tener las «manos manchadas de sangre», un ataque que calificaron de «muy doloroso», ya que el PSOE también tiene muchos muertos, no solo de ETA sino también enterrados en las cunetas.

Desde el Gobierno también se criticó la actitud del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien se atribuye una obsesión por llegar a La Moncloa. Las mismas fuentes reprocharon al jefe del partido naranja que se haya alineado con la derecha y advirtieron del protagonismo que se ha empezado a dar a Inés Arrimadas para un posible relevo en el caso de que Rivera fracasara en las elecciones.

Según las citadas fuentes, el presidente del Gobierno mantendrá en el debate de esta noche la misma estrategia que mantuvo la noche del lunes porque estuvo «en su sitio» y mantuvo la misma línea que en los diez meses de Gobierno.

Regular los debates

Además, el Gobierno se mostró favorable a regular los debates electorales, con el fin de que no vuelva a ocurrir lo que ha pasado esta semana, ya que consideran que España está dando una mala impresión en el exterior, al celebrar dos debates electorales con los mismos candidatos para hablar de lo mismo y dos días consecutivos. En este sentido, el Ejecutivo estudia la posibilidad de regular estos debates o llegar a acuerdos con las formaciones para organizarlos de otra manera.