«Blockchain», los nuevos cimientos digitales del sector

La «cadena de bloques» aporta varias ventajas para vendedores y compradores

MADRIDActualizado:

Transacciones más seguras, sin necesidad de cambiar de divisa, más agilidad… la tecnología «blockchain» y las «criptomonedas» avanzan poco a poco en nuestra realidad, y así sucede en los procesos del sector inmobiliario, desde la construcción hasta la venta (en el ámbito público, la República de Georgia ya aplica la fórmula del «smart contract» en registros inmobiliarios).

En el caso de las tasaciones, JLL, empresa de servicios profesionales y gestión de inversiones inmobiliarias, ha anunciado su apuesta por el «blockchain» como herramienta antifraude que agiliza los procesos, a veces procelosos, de toda relación administrativa. En colaboración con Everis, la implementación de este sistema permite acortar el tiempo en el proceso de validación en un entorno de máxima seguridad y rapidez («de forma estricta y con menores costes»).

Isaac Pernas, director de Tecnología de JLL para el sur de Europa, señala la esencia de las ventajas de esta tecnología: «Se reduce significativamente la ‘fricción’ de autorizaciones en un proceso de tasación, más aún cuando, en ocasiones llega a participar más de un banco en el proceso. Se hace de una forma inmutable, confiable». El llamado ADN de la tasación (resumen que identifica unívocamente el documento) se aloja en la «cadena de bloques» para agilizar potenciales consultas y verificaciones.

Un «libro de registro»

Pernas define «blockchain» como «un libro de registro, distribuido, accesible y transparente, que une a varias partes que se ponen de acuerdo en algo» y como un método «casi imposible» de falsificar o pervertir. «Se están digitalizando nuestras actividades, y hay que estar preparados para esto. ‘Blockchain’ tiene sentido al integrarse en procesos sociales: elimina fricciones, ahorra tiempo… hace más cómoda nuestra vida».

Jesús Duque, vicepresidente de la red Alfa Inmobiliaria, subraya la importancia de esta tendencia tecnológica: «En cada operación de compraventa intervienen múltiples interesados: comprador, vendedor, abogados, agente inmobiliario, entidad bancaria, notario, registro, etc. Y cada uno incrementa el precio final de la propiedad. El gran libro de registros que es el ‘blockchain’ se encuentra en una red con la particularidad de que, al cambiar un solo dato, esta modificación se reenvía inmediatamente a todos los miembros registrados». Y establece tres ventajas a diez años vista: las bases de datos de propiedades, un Registro de la Propiedad universal e histórico y las transacciones en tiempo real con total seguridad y sustanciales mejoras en coste y precio.

En 2018 se ha adoptado la «criptomoneda» un 3% (un 1% en 2017)

Estas ventajas tecnológicas ya se han aplicado, incluso, en la compraventa de inmuebles, como sucedió el año pasado en EE.UU. o en España, en Tarragona, a primeros de año, con la compra de un piso valorado en 40 «bitcoins» (unos 550.000 euros en aquel momento). ¿Cuál será el recorrido de esta fórmula? Kino Bernabéu, CEO de Cryptoinvest, compañía formada por expertos en criptomonedas y que imparten formación y asesoría sobre esta tecnología, no tiene duda de que llega para quedarse: «Es totalmente viable, con ejemplos que ya lo corroboran. Aún hay condicionantes burocráticos, pero el tiempo corre a favor de las ‘criptomonedas’. ‘Bitcoin’ no es la moneda más adecuada, al tener ciertas limitaciones, pero es la más viable en la actualidad». En todo caso, los trámites como el paso por notaría y Registro de la Propiedad siguen siendo ineludibles y los marcos normativos están aún adaptándose a las peculiaridades de esta opción del siglo XXI que también favorecerá a la comercialización, como señala el informe de Deloitte «Blockchain in commercial real estate. The future is here!».

En marcha

Bernabéu destaca: «Las transacciones que se pueden hacer por segundo, a la vez y en todo el mundo, son aún muy bajas si se comparan con la de los métodos tradicionales, pero no van a tardar en equipararse a ellas, incluso superarlas. Una persona de EE. UU. o China podría comprar un vivienda en España o en cualquier lugar del mundo en un instante sin realizar tipos de cambio, sin mover el dinero, sin tener que justificar por qué lo saca del banco y lo ingresa en otro… etc». De hecho, Bernabéu participa en la creación de una startup, Reiteum, en la que se incentivarán las transacciones inmobiliarias en «criptomoneda», sean en venta o en alquiler: se fijaría un precio en euros para transformarse en la «criptomoneda» que sea más conveniente en un futuro cada vez más próximo.

«Blockchain tiene sentido al integrarse en procesos sociales: elimina fricciones, ahorra tiempo… hace más cómoda nuestra vida»

En cuanto a la construcción, el denominado «BuiltTech» ya se aplica, en su vertiente «blockchain», con la iniciativa Confiabble, impulsada por el grupo FCC y la firma de servicios y consultoría Grant Thornton, con proyectos como Delfos, para certificar la información y autorización de procesos de calidad. BIM, que implica una completa simulación del proceso de construcción, desde el diseño a los tiempos y costes, encaja como un guante con esta nueva tecnología.

La participación de distintos agentes en el proceso de construcción propicia esta implantación, como subraya Felipe Aparicio, director de Nuevo Negocio del Colegio de Aparejadores de Madrid: «La intervención de múltiples agentes supone un entorno no estable, con agentes que permanecen en el tiempo y otros que se desvinculan de forma ejecutiva en un momento determinado, sin embargo, sus decisiones afectan a otros que se incorporan en otros momentos del proceso…».

En este punto, esta tecnología favorece la conservación de la información y su uso, de una manera precisa, accesible y útil. «Otra ventaja (señala Aparicio) es la gestión de las materias primas, ya que en las obras se encargan y administran muchos materiales a controlar; con el riesgo de desperdiciarse por no ser usados. El uso de la ‘cadena de bloques’ garantiza la trazabilidad de las materias primas y controla su recorrido». El «blockchain» está en plena construcción.

En el centro del debate

La tecnología «blockchain» ya centra el debate en los foros inmobiliarios, como sucedió en la pasada edición del SIMA, Salón Inmobiliario de Madrid, celebrado del 30 de mayo al 1 de junio, y como sucederá en su próxima edición, a celebrar en octubre.

Dentro del concepto «proptech» y englobado en Simapro, el evento paralelo a la feria centrado en el networking profesional y la reflexión sobre la realidad y las tendencias futuras del sector inmobiliario, se celebró el encuentro «Blockchain, ¿el nuevo registro de la propiedad virtual?». Víctor Sánchez Hórreo, manager Blockchain Practice de Minsait byIndra y Jorge Zanoletty CEO de Proptech Lab y del World Office Forum debatieron sobre esta nueva realidad con una evidente proyección de futuro.