Consejos para preparar la jubilación con la actual reforma de las pensiones
Manifestación por los ajustes económicos del Ejecutivo el pasado 2 de junio en Murcia - EFE

Consejos para preparar la jubilación con la actual reforma de las pensiones

Los expertos recomiendan comenzar el plan de ahorro en el momento en que nos incorporamos en el mercado laboral

finanzas.com
Actualizado:

Debido al envejecimiento de la población, el Gobierno retrasó la edad de jubilación dos años, pasando de los 65 a los 67 años. Además, amplió el periodo de cálculo de la pensión, de los últimos 15 años a los 25, lo que supone una reducción considerable de la cantidad a percibir.

Sin olvidar que se endurecieron las condiciones para percibir el 100% de la prestación. Por un lado, sólo se podrán jubilar a los 65 años con la totalidad de la cuantía aquellos trabajadores que hayan cotizado al menos 38 años y medio. Para el resto, los que se jubilan a los 67, deberán cotizar 37 años.

¿Qué estrategia podemos seguir para no perder demasiado poder adquisitivo cuando alcancemos los 67 años?

Incluso con la reforma, los jubilados españoles serán unos privilegiados si se compara con el resto de Europa. Por ejemplo, sin contar con los últimos cambios del Gobierno, cuando un trabajador se jubila, la prestación cubre el 81% del salario medio, es decir, se deja de percibir, el 19%.

En Axa calculan que cuando entren en vigor todos los puntos de la reforma de las pensiones, en 2027, los trabajadores del Régimen General perderán poder adquisitivo en un 28% de media.

Luis María Sáez de Jáuregui, director de Vida, Ahorro y Productos financieros de AXA, cree que “la mejor estrategia que puede adoptar un trabajador joven, al que la reforma le pillará de lleno, es por un lado estar correctamente informados de cuánto será su pensión y, segundo, adoptar una forma de ahorro adecuada”.

Por su parte, Luis Anula, director de desarrollo de negocio de MAPFRE Vida, piensa que la mejor opción es empezar a “ahorrar para la jubilación desde que el trabajador se incorpora al mercado laboral, como hacen nuestros vecinos del norte”.

En este sentido, Anula recomienda cambiar la mentalidad. “Los jóvenes españoles se compran un coche, viajan, mientras que nuestros vecinos alemanes u holandeses empiezan a ahorrar para cuando se retiren”.

También coincide con esta idea Ignacio Baeza presidente de MAPRE Vida recomienda, además, empezar a hacer aportaciones a planes de pensiones cuanto antes. En su opinión, si un joven ahorrara 100 euros mensuales entre los 25 y los 35 años y dejara de aportar, tendría un capital acumulado a su jubilación de 106.511 euros. Si esa misma aportación se hiciera de los 35 a los 70 años, el capital acumulado sería de 105.000 euros. Para Baeza esto lleva a la conclusión de que el “esfuerzo de ahorro en la juventud es mucho más productivo”.

Empezar a trabajar, empezar a ahorrar

De la misma opinión es Javier Sánchez, responsable de productos de planes de pensiones de Citibabank. “Una persona que empieza a trabajar debe comenzar al mismo tiempo a ahorrar”. Para ello, recomienda realizar pequeñas aportaciones periódicas e ir aumentándolas a la vez que se gana poder adquisitivo.

Según un estudio de ING, los españoles deberían tener ahorrados 80.000 euros para poder jubilarse sin perder poder adquisitivo, es decir con un salario anual de 23.900 euros, que es la media en España.

Para Sáez de Jáuregui, un trabajador con un cónyuge a cargo debería tener ahorrados 120.000 euros cuando se retire del mundo laboral y 100.000, sin cónyuge. Sin embargo, la media de los planes de pensiones está en torno a los 6.000-8.000 euros. Por lo que lo ideal sería empezar a preparar la jubilación cuando el trabajador se incorpora en el mundo laboral.

Para Anula, el que un trabajador sea joven permite que cuánto antes se empiece el esfuerzo es menor y la rentabilidad del capital mayor.

Por su parte, Manuel Álvarez, director del Observatorio de Pensiones de Caser, considera que un trabajador joven debe plantearse dos puntos. Por un lado, "cuántos años van a cotizar a la Seguridad Social teniendo en cuenta la precariedad del mercado laboral y, por otro, profesiones de carácter técnico con la crisis han emigrado al extranjero".

Como nuestro sistema social no está pensado para esto, los trabajadores que se incorporan al mercado laboral adopten nuevas fórmulas. Así, para aquellos que trabajan fuera de España y, que por lo tanto, no cotizan a la Seguridad Social "deberían destinar un ahorro de 10.000 euros anuales", prosigue Álvarez. Y para aquellos que sí que coticen pero tienen sueldos superiores a los 50.000 euros anuales, "para que no pierdan poder adquisitivo lo ideal serían 6.000 euros".

En cuanto a la forma de ahorrrar, Álvarez recomienda que sea una aportación mensual fija, que por un lado permite evitar la volatilidad de los mercados y además genera cultura de ahorro de cara a la jubilación.

Los productos más adecuados

Con una incorporación cada vez más tarde al mercado laboral y el elevado nivel de endeudamiento por la compra de una vivienda parece casi imposible afrontar la jubilación con estas cantidades.

Para el director de Vida, Ahorro y Productos Financieros de Axa las preguntas serían “¿Se ahorra mucho o poco?, ¿Es la forma de ahorrar en España la correcta? Y pone como ejemplo que del 100% de ahorro en nuestro país, un 80% está en vivienda.

Si se apuesta por el ladrillo, en tiempos de bonanza económica los precios suben, pero si se atraviesa un ciclo como el actual, los precios se desinflan. En este sentido, Sáez de Jáuregui apuesta por un modelo de ahorro más en sintonía con lo que hacen otros países europeos del entorno: apostar por el alquiler y dedicar el resto a preparar la jubilación.

Anula considera que hacer frente a la jubilación hay que tener en cuenta dos factores. El primero la edad. Cuánto más joven se es se puede adoptar por inversiones en renta variable. En segundo, el perfil. “Hay jóvenes con una mayor aversión al riesgo y otros no”. Pero eso sí, su apuesta diversificar el ahorro. Es decir, invertir una parte en planes de pensiones, que son menos líquidos, y otra en seguros de inversión o fondos de inversión, más fáciles de rescatar, especialmente para ahorradores jóvenes.

¿Inversión en renta variable o fija?

En cuánto al tipo de producto, AXA considera que hay que tener en cuenta dos aspectos. El primero, que la percepción del riesgo depende de la persona, por lo que apostar por renta variable o fija depende no de la edad ni del perfil, sino del propio carácter del trabajador. Aún así, “la renta variable da siempre más resultados positivos incluyendo las épocas de recesión”. Por otro lado, que existen productos que aseguran la rentabilidad a largo plazo.

La compañía ofrece planes de pensiones en los que se puede ir moviendo a renta fija, variable y monetario sin ninguna comisión.

Mapfre también apuesta por otros de los instrumentos muy útiles para complementar la jubilación: los seguros de ahorro e, incluso, la vivienda. “Hacer líquida la casa es otra posibilidad para complementar la pensión pública de jubilación”, concluye. Respecto a los seguros de ahorro, opina que todavía tenemos mucho que mejorar. “En España, la prima media invertida en seguros de vida se sitúa en 858 euros, frente a la media europea, de 2.365 euros”, dice.

Por su parte, Javier Sánchez, de Citibank, cree que los más adecuados son por un lado los planes de pensiones, pero que tienen la pega de que no garantizan el capital, y por otro los PPAs, que son planes de pensiones asegurados tanto en capital como en rentabilidad.

En cuanto a la estrategia, si se comienza muy joven a preparar la jubilación, Sáchez apostaría primero por la renta variable, para pasar luego a renta fija y terminar en productos monetarios. Si se comienza tarde, el producto estrella sería las rentas vitalicias, que “tienen también una ventaja fiscal y además, se pueden realizar aportaciones de prima única o cantidades adicionales”.

Como conclusión, Sánchez recuerda también la ventaja de los planes de pensiones a la hora de cambiarlos de una entidad a otra, lo que permite buscar más rentabilidad, sin que se le penalice la fiscalidad y las comisiones.

Por su parte, el director del Observatorio de Pensiones de Caser, lo más lógico sería "comenzar con renta variable para luego ir cambiando progresivamente a renta fija. Es decir, si el 70% estaría en bolsa y para alcanzar el 0% cuando se aproximara a su edad de jubilación" También depende mucho de la aversión al riesgo, concluye Álvarez.

Más información en Finanzas.com