Christine Lagarde, directora gerente del FMI
Christine Lagarde, directora gerente del FMI - REUTERS

El FMI insta a Sánchez a aprobar nuevas reformas del mercado laboral como las de 2010 y 2012

La institución presidida por Christine Lagarde considera el déficit apuesta también por introducir cambios en los mercados de bienes y servicios

EUROPA PRESS
WashingtonActualizado:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha instado este martes a España a seguir reformando el mercado laboral con el objetivo de corregir el déficit público, que ha tachado de «considerable», según se desprende de su informe anual sobre el sector exterior publicado hoy.

La institución presidida por Christine Lagarde ha destacado que las reformas laborales aprobadas en los últimos años, la de 2010 y la de 2012, han apoyado a la economía española. «Las reformas estructurales en respuesta a la crisis financiera global, particularmente las reformas laborales, con la consecuente moderación salarial y reducción del déficit público, han ayudado a rebajar los desequilibrios», ha valorado el organismo.

Para continuar reduciendo el déficit público, que llegará al 2,7% en 2018 y al 1,8% en 2019, según el último cuadro macroeconómico del Gobierno, el FMI ha pedido más ajustes. La institución internacional ha defendido que «reducir el todavía considerable déficit público es una política clave para disminuir los desequilibrios restantes». En este sentido, desde esta institución han recomendado «avanzar con nuevas reformas estructurales del mercado de trabajo, así como una implementación más rápida de las reformas del mercado de bienes y servicios, también son requisitos para lograr el necesario ajuste adicional».

Para el FMI, la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), centrada en elevar la inflación cerca pero por debajo del 2%, «debería apoyar» la demanda exterior de España, así como sus esfuerzos de ajuste.

En el documento presentado este martes, el equipo de Lagarde ha indicado que existe un desequilibrio pronunciado en las balanzas por cuenta corriente de 2017 a nivel global. De esta forma, el FMI ha asegurado que las balanzas de países como Alemania y Países Bajos, así como Corea del Sur, Singapur, Suecia o China fueron «más altas de lo deseable» el año pasado. Del lado contrario, Estados Unidos, Reino Unido y algunas economías en desarrollo como Argentina o Turquía registraron una balanza «más baja de lo deseable».

El FMI ha advertido que «a medio plazo, los déficits sostenidos, que llevan a una ampliación de las posiciones de los deudores en economías clave, podrían constreñir el crecimiento mundial y, posiblemente, dar lugar a ajustes bruscos y perjudiciales en los precios de los activos y las divisas».

En conjunto con estos riesgos, el organismo ha alertado sobre la «asimetría en la competitividad» entre los países de la zona euro y sobre el desequilibrio en la demanda doméstica de China, que podría llevar a una «ralentización abrupta del crecimiento».