El Gobierno pide a IAG un plan a largo plazo que garantice el futuro de Iberia
jaime garcía

El Gobierno pide a IAG un plan a largo plazo que garantice el futuro de Iberia

El Gobierno insiste en la necesidad de mantener la españolidad de la aerolínea

madrid Actualizado:

Gobierno está jugando un papel muy activo en el conflicto surgido en Iberia tras la presentación de los planes de reestructuración de la compañía. Por un lado, está presionando a la matriz IAG, resultado de la fusión de British Airways e Iberia, para que presente un plan a largo plazo que garantice la viabilidad y el futuro de la compañía, así como su españolidad. Por otro, ha exigido responsabilidad a los sindicatos para evitar que las huelgas y paros, como la que tenían previstas para estas fiestas navideñas, hagan un enorme daño al turismo, a la economía española y a la propia compañía para la que trabajan.

El ministerio que dirige Ana Pastor comprende que Iberia no puede seguir perdiendo dinero al ritmo que lo hace, 269 millones en los nueve primeros meses del año, pero cree que el plan presentado por IAG, de recortar 4.500 empleos y eliminar rutas, sobre todo al Caribe, donde Iberia tiene una posición privilegiada, puede poner en peligro el futuro de la compañía española. De ahí su interés por que IAG reconsidere la posición de máximos que ha puesto sobre la mesa.

Aunque Iberia es una compañía privada, el Gobierno tiene voz en su consejo, ya que además del 3% que mantiene la SEPI, la nacionalizada Bankia posee un 12% de los títulos de la aerolínea. Aunque esta participación no es suficiente para que el Gobierno pueda imponer sus tesis, sí es lo bastante significativa como para que su voz se oiga y pueda dar frutos.

De momento, una de las patas de la negociación, la que se refiere a la desconvocatoria de la huelga, está dando resultados. Los sindicatos de Iberia desconvocaron ayer los paros anunciados para los días 14, 17, 18, 19, 20 y 21 de este mes, tal y como había adelantado este periódico, a pesar de que mantienen las discrepancias con la dirección de la compañía sobre la reestructuración de la aerolínea española anunciada por IAG (sociedad resultante de la fusión entre British Airways e Iberia) hace un mes -el día de la festividad de la Almudena-, que prevé un recorte de 4.500 empleos y una reducción salarial de hasta el 35%, además de eliminar rutas y disminuir la flota. No obstante, los representantes de los trabajadores anunciarán hoy un nuevo calendario de paros para después de Reyes.

Ocho horas de negociación

Precisamente ayer, festividad de Nuestra Señora de Loreto, patrona de las fuerzas aéreas y de la aeronáutica, los sindicatos convocantes de los paros (CC.OO., UGT, USO, Asetma y Sictpla, a quienes se añadió CTA Vuelo) se reunieron, a propuesta de aquellos, con la dirección de Iberia en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). Tras ocho horas de negociaciones a dos y tres bandas y con dos mediadores, los sindicatos decidieron desconvocar los mencionados paros «pensando en los usuarios», ya que las fechas elegidas habían creado un enorme malestar entre los usuarios por su proximidad a las navidades. En la desconvocatoria de estos paros también han influido las presiones desde el Ministerio de Fomento y de sectores como el del turismo.

Sin embargo, los sindicatos dejaron muy claro que no se ha llegado a un acuerdo con Iberia, cuyos tres representantes en la reunión rechazaron el borrador elaborado por los mediadores tras recoger las propuestas de ambas partes.

El portavoz de UGT, Francisco Rodríguez, afirmó que la compañía «no tiene verdadera voluntad de negociación», mientras que el director de recursos humanos de Iberia, José Luis Romero, lamentó que la reunión «haya sido una oportunidad perdida», aunque admitió que se ha abierto un nuevo cauce de negociación que podría terminar en un pacto. Hay que recordar que IAG ha fijado el 31 de enero próximo como fecha límite para alcanzar un acuerdo sobre la reestructuración de la aerolínea.