Colas en la oficina de empleo
Colas en la oficina de empleo - Jaime García

Nuevo «viernes social» de Sánchez: 2.500 millones para parados de larga duración

Reúne en el plan «Reincorpora-T» medidas ya aprobadas por decreto, como el subsidio desde los 52 años o bonificaciones a la contratación

MadridActualizado:

Pedro Sánchez no piensa renunciar a sus «viernes sociales». Sigue preparando su campaña electoral con medidas de impacto. El próximo paso será el «Plan Reincorpora-T», una recopilación de materias con las que el Ejecutivo pretende reducir en más de dos puntos la tasa de los parados de larga duración, hasta el 3,6% en 2021, lo que se traduce en devolver al mercado de trabajo a 450.000 desempleados en tres años, a razón de 150.000 anuales.

El texto del plan tendrá un impacto presupuestario de 2.500 millones de euros para 2019, 2020 y 2021, si bien la mitad del gasto corresponde a medidas que ya han sido aprobadas por la vía del decreto ley. Es el caso de la ampliación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años (que tiene una dotación económica de 1.196 millones hasta 2021) o la bonificación a la contratación de parados de larga duración (con otros 277 millones entre 2019 y 2021).

Formar y orientar

Del desglose de las medidas se desprende que para formar a trabajadores se dedicarán 732 millones de euros (237 millones este año, 244 millones en 2020 y 251 millones en 2021). Se mejorará la formación en competencias clave -como lenguas castellana y regionales, matemáticas y lenguas extranjeras-, con un gasto de 315 millones.

Otra partida ascenderá a 210 millones, que irá destinada a la formación en sectores de interés preferente (sostenibilidad ambiental, transición energética, cualificación agraria o forestal, ámbito de los cuidados y dependencia) y otros 138 millones a la adquisición de competencias digitales (informática, programación, desarrollo de aplicaciones o robótica).

Dentro del eje de actuación en orientación profesional, con una dotación de 282 millones de euros, destaca el refuerzo en la atención personalizada (156 millones) que incluye, entre otras medidas, la atención a parados de larga duración por parte de 3.000 orientadores, cuya contratación ya estaba prevista en el Plan de Choque para el Empleo Joven aprobado el pasado diciembre.