El presidente de Iberdrola, hoy, en el foro de Davos
El presidente de Iberdrola, hoy, en el foro de Davos - ABC

FORO DE DAVOSGalán (Iberdrola) expresa su confianza en que el Gobierno le dejará cerrar centrales de carbón

En noviembre pasado, Iberdrola anunció que había solicitado a Energía autorización para cerrar las plantas de Lada, en Asturias, y de Velilla, en Palencia

EFE
DAVOS (SUIZA)Actualizado:

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha expresado este martes en el Foro Económico de Davos su confianza en que el Gobierno le permitirá finalmente cerrar centrales térmicas, aunque el Ejecutivo se ha declarado contrario a dicho cierre. Sánchez Galán ha participado en la ciudad suiza en un debate sobre el futuro del sector energético, en el que han intervenido también el ministro indio de Ferrocarriles y Carbón, Piyush Goyal; la representante de las Naciones Unidas para la energía sostenible, Rachel Kyte; y el presidente de la petrolera estatal brasileña Petrobras, Pedro Pullen Parente.

El presidente de Iberdrola ha lanzado este mensaje pocos días después de que el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, afirmara que el Ejecutivo intentará "por todos los medios" que no cierren las centrales térmicas rentables.

"El Gobierno no me deja cerrar esas plantas pero espero que lo haga", ha dicho Sánchez Galán, que también se ha referido al cambio climático, en el marco del cual la transición a las energías renovables "no suponen un problema, sino una oportunidad".

En noviembre pasado, Iberdrola anunció que había solicitado al Ministerio de Energía autorización para cerrar sus centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla, en Palencia, dentro del proceso de clausura de todas sus centrales del carbón en el mundo.

Para Iberdrola, el cambio climático ha actuado como un revulsivo, que les ha permitido incrementar los dividendos y los beneficios, ser más competitivos y reducir las emisiones un 75% en los últimos años.

En todas partes la energía se ha utilizado como un arma política y, en algunos casos, ha indicado, se han repetido errores del pasado, errores que "al final los pagan los consumidores y los accionistas".

Hace falta una política energética "de verdad", porque la tecnología ya existe pero la industria está a merced de decisiones políticas "que no siempre son acertadas". Menos política en la energía y más política energética, ha añadido.

En este sentido, ha recordado que 195 países han firmado el Protocolo de París contra el cambio climático, pero muy pocos cuentan con la política energética necesaria para cumplir con los acuerdos adoptados.

Tampoco se trata de plantear el futuro del sector como "una lucha entre el petróleo y el gas por un lado y la electricidad por otro", ha explicado, ya que tanto el petróleo como el gas tienen un "gran futuro".