La crisis de la zona euro se cobra la primera gran víctima en Wall Street
Las acciones de la firma se desplomaban a media sesión, antes del anuncio - epa

La crisis de la zona euro se cobra la primera gran víctima en Wall Street

La firma de inversión MF Global se declara en bancarrota tocada por la crisis europea

Actualizado:

La crisis de la deuda en la zona euro se ha cobrado su primera víctima al otro lado del Atlántico. La firma de inversión MF Global Holdings se la jugó en la periferia europea: sumaba 6.300 millones de dólares (4.500 millones de euros) en bonos soberanos de países como Grecia, España e Italia. Las sospechas sobre la solvencia de estas naciones obligaron a sus Tesoros públicos a ofrecer a los inversores jugosas rentabilidades por sus títulos. La deuda pública del Viejo Continente era todo un negocio. Al menos hasta que Bruselas decidió penalizar esas inversiones. Ayer, la firma financiera estadounidense se declaró en suspensión de pagos tras reconocer una deuda de 39.680 millones de dólares (28.343 millones de euros).

La compañía, dirigida por el ex consejero delegado de Goldman Sachs y ex gobernador de Nueva Jersey, Jon Corzine, intentó hasta el último minuto evitar la quiebra. Negoció «in extremis» la venta de sus activos, valorados en 41.005 millones de dólares (29.289 millones de euros), a Interactive Brokers Group por 1.000 millones de dólares. Pero su agujero se antojaba inasumible. Además de su abultada deuda y su exposición a la periferia de la eurozona, MF Global registró en el segundo trimestre de año su mayores pérdidas por 186,6 millones de dólares, unos 134 millones de euros. Todo eso llevó a las agencias Moody's y Fitch a rebajar su «rating» a la categoría de «bono basura».

Las acciones de la compañía cerraron el pasado viernes con un brusca caída del 16%; en una semana perdieron el 66% de su valor. Ayer volvían a desplomarse y la Fed suspendió sus operaciones de financiación con ella y su cotización, obligando a esta firma especializada en derivados a acogerse al capítulo 11 de la ley de quiebras y a anunciar su bancarrota.

Por su peso, la quiebra de MF Global no es comparable a la de Lehman Brothers, pero viene a confirmar el miedo de EE.UU. a un contagio de la crisis de deuda soberana europea como otrora sucedió con la crisis de las «subprime». Tanto el presidente del país, Barack Obama, como el de la Reserva Federal, Ben Bernanke, habían advertido de ello y exigieron a los líderes del Viejo Continente que desplegasen un cortafuegos con urgencia. El temor en Wall Street es ahora que la decisión tomada la pasada por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) de aplicar una quita del 50% a la tenencia de deuda pública griega salpique a entidades de riesgo sistémico como Goldman Sachs, Morgan Stanley, Bank of America o Citigroup, que ayer se desplomaban sobre el parqué de Nueva York.

El principal acreedor de MF Global es precisamente uno de esos gigantes, JPMorgan, que reclama 1.200 millones de dólares (862 millones de euros) en nombre de sus tenedores de bonos. El alemán Deutsche Bank es el segundo, y exige 495 millones de euros. En los últimos cuatro meses, grandes fondos de EE.UU. se han deshecho ya de 610.000 millones de dólares (440.000 millones de euros) en títulos de deuda europea, según un estudio de Fitch.