Roger Federer - EFE
Tenis

Federer: «La Davis no puede convertirse en la Copa Piqué»

El suizo señala que nunca ha hablado con el futbolista y se muestra cauteloso y expectante con los cambios

Actualizado:

Más allá de los títulos, Roger Federer es parte intrínseca del tenis del hoy. Con una carrera profesional de casi dos décadas, el suizo tiene criterio suficiente para hablar sobre el deporte que lo ha hecho ser quien es. Y su opinión sobre la nueva versión de la Copa Davis que se implementará a partir del año que viene también tiene su peso.

Federer ya se mostró partidario, pero algo triste por la idea del cambio revolucionario que proponía la empresa liderada por Gerard Piqué, pero que le daría su oportunidad. Una idea, entre la cautela y la expectación, que corroboró en este US Open.

Para empezar, el número 2 del mundo observa que es raro que un futbolista se meta en asuntos de tenis, pero más allá de eso, considera que la Davis como tal necesitaba un cambio, pero se podían haber hecho unas modificaciones más leves para no perder la esencia. «La mejor parte de toda esta confusión es que todo el mundo se sentará en la mesa para escuchar los deseos de los demás: la ITF, la ATP, la Laver Cup. Las próximas semanas van a ser muy interesantes», comentó a los periodistas franceses que le preguntaron tras la rueda de prensa.

«No he hablado con Gerard Piqué todavía, pero admito que es un poco extraño que un futbolista llegue a meterse en el negocio del tenis. Ten cuidado: la Copa Davis no puede convertirse en la Copa Piqué», añadió. «Estoy a favor de las innovaciones. Nuestro deporte necesita pensarse un poco más para innovar. Pero esto puede ser como el Jenga: tienes que tener cuidado de no quitar la pieza que hará que todo el edificio se derrumbe».

Andy Murray, que perdió contra Fernando Verdasco en segunda ronda, comentó su posición al respecto: «Todos los jugadores con los que he hablado dicen que les encanta jugar la Copa Davis. No puedes cuestionar eso. Pero obviamente algo no estaba funcionando cuando no estaban los mejores. Si no es por el calendario es porque viene justo detrás de los Grand Slams. Quizá cada año es muy exigente. Pero creo que había cambios menos drásticos para hacer una competición mejor. El mismo formato, pero quizá cada dos años o así».