Zidane: «Me siento fuerte y respaldado por el club, si no es así, mejor salir - ATLAS
Real Madrid

Zidane: «Me siento con fuerzas para seguir adelante, mi idea es intentarlo hasta el último minuto»

El técnico subraya que está ilusionado: «Siempre hay momentos complicados, pero yo quiero seguir haciendo mi trabajo»

Tomás González-Martín
Actualizado:

Zidane en la diana. Zidane, en el ojo del huracán. Y Zidane se sale de la diana y escapa del ojo del huracán . Primero, porque los jugadores se sienten los culpables. Segundo, porque se siente seguro para continuar al mando del barco: «Yo me siento con fuerzas para seguir en el Real Madrid, claro. Sé lo que quiero. Mi deseo es trabajar e intentarlo hasta el último minuto, hasta que me den la posibilidad».

El respaldo del club: «Me siento bien con quien trabajo, si no fuera así no seguiría»

Se siente respaldado por el club: «Me siento bien con quien trabajo aquí, si no fuera así no seguiría». Analizó su regreso al equipo: «Yo decidí volver y sabes que vendrán momentos complicados, como ahora. Cuando veo lo que se dice el panorama es muy negro, pero cuando vas ganando tampoco todo es así, no es la realidad».

Habló del enfado del club por dar el jueves como día de asueto: «Yo entiendo que digan os vamos a matar por el día de descanso. Pero todos queremos ganar. He escuchado que el club estaba molesto por esto. Los jugadores tienen siete partidos en 21 días y mañana llegaremos a casa a las cuatro de la madrugada del lunes. Los jugadores necesitan estar con sus familias, también es bueno».

Le preguntaron si le molesta que se hable de Mourinho. El francés fue claro: «No me molesta, es así». Valoró la situación: «He vivido otras situaciones complicadas, no solo ésta. Mañana tenemos un gran partido en Sevilla».

El francés habló de la intensidad y de la influencia de su mensaje sobre los futbolistas: «Yo sé lo que es el Real Madrid, pero sé que no puedes tener dos partidos complicados. Hemos tenido uno, en París, y ahora tenemos la oportunidad de cambiar eso».

Recupera a Ramos y Nacho, sancionados en Europa. El sevillano jugará en su antigua casa, donde le ha marcado siete goles al conjunto sevillano a lo largo de su periplo madridista. El técnico mantiene las bajas de Isco, Asensio, Modric y Marcelo.

Hubo pocas palabras en Valdebebas. Se vieron caras serias, acordes con la situación que se vive. Todos saben lo que hicieron mal, lo que deben mejorar y lo que se juegan a todos los niveles, desde los que están la mando hasta los futbolistas, pasando por el cuerpo técnico. El presidente pidió a Zidane y a los futbolistas responsabilidad. El preparador francés leyó la cartilla a sus pupilos para que la asumieran.

La factura la pagarán todos

El mensaje de Zinedine, cortito y al pie, como decía Di Stéfano, fue expuesto en un tono tan bajo como clarificador: aquí nos jugamos el futuro todos, no solo yo. Es su forma de hablar, sin estridencias. Las cosas se dicen igual sin necesidad de dar gravedad y grandilocuencia a los argumentos. Ha advertido a sus hombres que en la Champions no pueden cometerse estos errores porque se pagan muy caro. El técnico es el primer señalado, el eslabón fácil de romper, pero que nadie olvide que en el examen final de junio habrá muchos más suspensos si el equipo no mejora. Todos los jugadores lo saben. No necesitan que se lo digan con demasiadas explicaciones.

Han sido los propios futbolistas los que han dado un paso adelante: los culpables somos nosotros. Los líderes de la plantilla entonan el «mea culpa» con una asunción de responsabilidad que destaca en un mundo donde prima el egoísmo y acusar a los demás. El grupo exculpa a Zidane de la derrota en París, porque admite que no hizo lo que el entrenador les dijo y no hubo capacidad de reacción. Asumen que su jefe tiene razón al decir que así no pueden seguir, porque esta factura la pagaran todos si crece. La pagarán unos antes que otros, pero todos. Y será muy costosa si no hay un cambio.

Una mala imagen en Europa

El club señala a todos, al entrenador y a los jugadores. Se les ha dado otro año de margen para superar lo sucedido en la campaña anterior y no han demostrado un salto adelante. Hasta ahora no se ha producido la reacción esperada.

La cúpula del Real Madrid se encuentra enfadada por la estrepitosa derrota en París, sin juego, sin remate, y se siente molesta por la mala imagen del equipo que un año antes celebró la cuarta Champions en un lustro, una marca solo superada por las cinco Copas de Europa consecutivas de la era definida por Di Stéfano y Gento, quien estaba presente en la foto oficial. Los dirigentes advierten que el conjunto blanco no puede pasar del todo a la nada.

La entidad espera que el equipo haya aprendido la lección y evolucione. También precisa que las lesiones y las bajas de notan. Hazard acaba de reaparecer tras su rotura en el recto y aún no se encuentra al cien por cien. Y en París no estaban tres veteranos en mil batallas europeas, Ramos, Marcelo y Modric.

Expuestas estas verdades, reconocida la culpa por parte de los futbolistas, lo cierto es que algunos integrantes de la plantilla ven algo tocado a Zidane ante la falta de respuesta del equipo. El francés observa que su mensaje no cala como antaño y le afecta personalmente. Diversos jugadores analizan que intentan hacer lo que trabajan con el míster, lo que sucede es que simplemente no les ha salido.

Los líderes del grupo quieren levantar el ánimo al entrenador con un paso adelante en el césped. El Sánchez Pizjuán es el primer objetivo, un reto enorme. Desean transmitir al francés que creen en él , que no le han abandonado, que le defienden y que necesitan hacerlo con resultados. Las palabras ya valen muy poco. Es hora de no hablar y hacer. Los hombres más importantes de la plantilla han dialogado entre ellos para conseguir enderezar el barco. Se juegan todo en diez días, frente al Sevilla, el Osasuna, el Atlético y el Brujas en la Champions. Y su jefe se juega mucho más.