Real Madrid

Las claves de la decepción en el Real Madrid

La formación de la plantilla, los discutidos descartes, la recuperación de Bale y James, más las malas decisiones tácticas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estas son las seis claves de los seis meses perdidos por Zidane. El francés necesita cambiar muchas cosas y debe hacerlo con rapidez, no puede esperar más. Hay que hacer nuevas alineaciones y pujar por los jóvenes para encontrar esa intensidad que falta y que denuncia.

La revolución esperada no se ha producido

«Habrá cambios» anunció Zidane el 11 de marzo en el palco de honor del Bernabéu, en su regreso al cargo tras 284 días de ausencia en los que vio caer a Lopetegui y a Solari. Han pasado 192 días desde que cogió de nuevo las riendas del Real Madrid y el cambio no existe. Han variado las caras con Hazard, Jovic, Militao, Mendy, Rodrygo, Areola y el retorno de James, pero la renovación no llega porque Zinedine es un entrenador que confía más en los veteranos que en los jóvenes. Cree más en los hombres que le dieron tres Champions que en los fichajes noveles. Cuenta con ellos como relevos, no como titulares. Solo Hazard y James apuntan a fijos en el once y no son precisamente jovencitos. En estas condiciones, el cambio es difícil de ejecutar. La columna vertebral es la de siempre: Ramos, Casemiro, Modric, Kroos y Benzema. Mismas virtudes y debilidades, pero todos con más años.

Los bandazos en la elección de los jugadoresd

Bale y James eran dos futbolistas descartados desde el principio por Zidane. Al final se han quedado en la plantilla y hoy son titulares. El club le hizo ver que eran activos muy válidos de la empresa y el entrenador pasó a contar con ellos. El galés y el colombiano le han demostrado ahora que merecen jugar. Esta realidad evidencia una falta de criterio importante en la formación de la plantilla. Son decisiones erráticas que fueron solventadas por la experiencia de la casa.

El descarte de Reguilón para fichar por 48 millones a Mendy y la pérdida de tres centrocampistas, Ceballos, Kovacic y Llorente, sin sustitutos, desvela una creación de plantilla descompensada, con solo cuatro mediocampistas de verdad, Modric, Kroos, Casemiro y Valverde, pues Isco y James son realmente medias puntas. Lucas ejerce de centrocampista ante las urgencias, pero no lo es.

Jóvenes desmotivados como Vinicius

El entrenador debe obtener la máxima motivación de los jugadores noveles que dominan numéricamente la plantilla y Vinicius es el mejor ejemplo de esa filosofía necesaria. El brasileño solo tiene 19 años y necesita sentir que su jefe cree en él. La temporada pasada era el jugador que daba esperanza al madridismo Todos los compañeros lanzaban balones a Vinicius y el chaval solucionó partidos con su velocidad, su regate y sus pases. Se ganó al Bernabéu. Ahora, ha perdido esa confianza en sí mismo. Observa que el francés no le considera titular fijo y el chico lo acusa.

En París le sacó en el minuto 79, con el 2-0. Lo mismo sucedió en Villarreal. Así puede aportar muy poco ¿Por qué Zizou hace los cambios tan tarde? Jovic, Valverde, Brahim y Rodrygo también piden su sitio. Militao y Mendy jugarán más. El cambio verdadero son ellos.

Decisiones tácticas muy discutibles

Zinedine ha cometido fallos en las alineaciones y en los cambios que han costado caro al Real Madrid en el estreno de la temporada. En primer lugar, nadie entendió por qué no mantuvo frente al Valladolid el once que venció en la primera jornada en Vigo por 1-3, aquel sistema 4-3-3 con Bale, Benzema y Vinicius en punta. En la segunda jornada sentó al brasileño y el conjunto blanco tuvo muchos problemas por falta de velocidad y de fútbol por las bandas. El colmo es que después quitó un centrocampista y puso a Jovic, de manera que con el 4-2-4 perdió el mando del partido y el Valladolid empató. Lo malo es que no aprendió la lección. En París repitió el error. Ante el PSG sentó a James para dar sitio a Jovic y dejó al equipo con otro 4-2-4. Los delanteros no tenían oportunidades porque no había hombres que surtieran de balones. Sus decisiones tácticas son muy discutibles.

El mal de la portería: Kepa, Navas y Courtoiss

El mal fario de la portería madridista comenzó a fraguarse cuando Zidane se negó a fichar a Kepa por 20 millones en enero del año pasado. El motivo, dialogado con los capitanes, era mantener el ambiente positivo de la plantilla campeona. El grupo deseaba la continuidad de Kiko Casilla como tercer guardameta y se quedó. Al final, en julio de 2018 vino Courtois. Lopetegui, nuevo entrenador, compartió el calendario entre el belga y Keylor. Llegó Solari y eligió a Courtois. Una titularidad que Zidane refrendó en mayo con vistas a esta temporada. Navas se marchó al PSG a finales de agosto. Y Courtois se encuentra en la diana. Quieren que haga esas paradas milagrosas que define a un cancerbero del Real Madrid. Se le exige más. Pero culparle de las derrotas del equipo es desviar la atención. Los principales problemas del equipo no están en el portero.

El problema de la preparación y las lesioness

El cambio de preparador físico y la extensa lista de lesiones se han convertido en un problema añadido al puramente futbolístico para complicar todavía más la situación del entrenador. Mendy, Asensio, James, Isco, Hazard, Rodrygo, Brahim en dos ocasiones, Modric y Valverde suman diez dolencias musculares en dos meses, las dos últimas sufridas con las selecciones de Croacia y Uruguay, no con el Real Madrid. Zidane no ha podido contar con estos futbolistas en la mayoría de los partidos disputados hasta hoy. Asensio no jugará hasta el próximo año.

El francés decidió no contar con Pintus, el preparador físico que eligió en 2016 y que ganó dos Champions, para fichar a Dupont, el especialista de la selección francesa. Las repetidas roturas de cuádriceps han desvelado que hay un exceso de trabajo que afecta al muslo. Bale, por el contrario, no se ha roto.