Real Madrid-MelillaLa incomodidad de Solari

El técnico argentino sigue muy seco y nada cariñoso cuando entra en escena la suplencia de Isco

MadridActualizado:

De la primera rueda de prensa de Solari y sus famosos «hay que ir a ganar con dos cojones» a su generoso uso del diccionario y la profunda reflexión tras cada pregunta, solo han pasado seis semanas. Exactamente, 39 días, el tiempo que ha transcurrido entre la ida y la vuelta de la eliminatoria de Copa ante el Melilla que hoy se cierra con el segundo asalto, programado en el Santiago Bernabéu a las 16.15 horas (BeIN LaLiga).

Es otro Solari delante de los medios, más cerca de ese aroma que destila a tipo cultivado que al de pelo en pecho, como quiso parecer en su primera comparecencia, pero hay un grano que no es capaz de sacarse de encima. La suplencia de Isco es el único tema que saca el lado más seco de Solari, incómodo cuando se le pregunta una y otra vez por el poco protagonismo del andaluz: «Hay 24 jugadores en la plantilla, y todos trabajan con intensidad, ganas e ilusión, pero no creo en los indiscutibles. Mis jugadores lo que tienen que hacer es dar lo mejor en los entrenamientos para estar listos. Luego es cierto que existe el bajo rendimiento y el alto, y nuestro trabajo es discernir bien y tratar de no equivocarnos, pero ningún futbolista de la historia ha jugado eternamente porque se llame X».

Incredulidad

A sus explicaciones hay que ponerle cara de hastío, ningún atisbo de sonrisa y muchas ganas de que la siguiente cuestión no vuelva a ser sobre Isco. Pero no suele pasar. Sus palabras de cariño hacia Modric fueron otro motivo para intentar saber por qué no hacía lo mismo con Isco y por qué es un jugador más con él de entrenador: «Es el año de Luka Modric y el foco tiene que estar con él, en el merecimiento, lo ha hecho todo por el Madrid y por su selección, y gana el premio en un momento de madurez. No tiene 20 años, sino 30, y eso le da el justo valor. Acaba de ganar el Balón de Oro, es normal que hable así de él».

Si no ha sucedido nada raro en las últimas horas, Isco será por fin titular hoy con Solari, siempre esquivo con este tema, incluso cuando tiene la oportunidad de darle un poco de cariño al jugador: «¿Si creo que Isco está gordo? No tengo redes sociales, no se de que me hablas –refiriéndose a la encuesta que lanzó el andaluz en su perfil de Instagram sobre si estaba pasado de peso o no mostrando una foto de él con el torso desnudo–. Lo que sí te puedo decir es que si siempre ponéis el foco en el que no jugó, siempre vais a preguntarme por ese jugador y no por otro. Es una cuestión matemática y no futbolística».