Vídeo: Mariano: «Después del gol estaba en otro mundo»

Real MadridLa electricidad de Mariano: «Le he dicho que la metiera por la escuadra y me ha hecho caso»

El entrenador blanco, feliz por el estreno del canterano: «Ha llegado su momento y lo ha aprovechado»

MadridActualizado:

El Santiago Bernabéu es una estadio peculiar. En sus gradas, hay 80.000 exigentes aficionados que suelen premiar el trabajo y el talento, por ese orden. Sin lo primero, es complicado agasajar a la hinchada con lo segundo. No olvidemos que en el coliseo blanco se han pitado a estrellas mundiales como Ronaldo, Cristiano, Zidane, Figo o Roberto Carlos, palabras mayores. En la cuenta final, todos estos jugadores sumaron muchísimo más que restaron. No es casual que formen parte de la historia del club, pero no es necesario marcar una época para que el Bernabéu te acoja como un hijo. Mariano, en su regreso, y en solo quince minutos, ya tiene a la afición en el bolsillo.

El delantero hispano dominicano aún tiene que picar mucha piedra para acercarse al firmamento de estrellas blancas, pero su generosidad en el esfuerzo ya es suficiente para tener a su afición en el bolsillo. Si al sudor, además le añade el gol, el número siete ha encontrado un digno sucesor.

«Le he dicho que metiera un gol por la escuadra y me ha hecho caso», bromeó Lopetegui. «Mariano conoce la casa, el sentimiento de este equipo, su historia en la Champions... Su actitud ha sido fantástica, ha trabajado muy bien y el premio le ha llegado con un gol sensacional». Añadió el técnico blanco. «Se notaba que estaba con ganas de debutar y de enseñar por qué ha venido. Contamos con él y ha marcado un golazo», dijo Casemiro, que también dejó la reflexión polémica de la noche: «Yo le daría el Balón de Oro a Cristiano. El año que ha hecho Modric ha sido espectacular, pero por los méritos de la temporada pasada, se lo daría a Cristiano».

Cuatro ovaciones

Mariano sustituyó a Bale en el minuto 72, llevándose la segunda ovación de la noche. La primera sonó al principio de la segunda mitad, cuando saltó a calentar. Y su electricidad no tardó mucho tiempo en confirmar las expectativas. Tras una jugada individual en la que dejó a dos rivales sentados, obtuvo el tercer aplauso de la noche, y en la prolongación tocó cima. Mariano recibió de Marcelo un balón cerca del vértice del área, levantó la cabeza, vio a Olsen algo adelantado y soltó un trallazo a la escuadra del guardameta sueco. Sí. Está predestinado. Ha nacido para jugar en el Madrid. El siete de Cristiano tiene heredero: «Estoy muy contento por el gol y por el recibimiento de la afición. Para nada he estado nervioso. Tenía ganas de jugar, pero sin prisa. Trabajo para tener oportunidades y lograr objetivos colectivos, no individuales».