Getafe-Real MadridBrahim enloquece a Zidane y al madridismo

El malagueño fue el mejor: regates, túneles, sombreros, disparos y dos pases de gol que Benzema no concretó

Resumen en vídeo del Getafe 0-0 Real Madrid

Actualizado:

Sorprendió a quienes no le conocían. Gustó a tirios y troyanos. Sus malabarismos con el balón provocaron la reacción de la grada. Fue el mejor jugador de la noche. Se ganó el futuro en el Real Madrid. Se llama Brahim Díaz y piensa hacer una larga carrera en el club blanco.

«Estoy centrado en jugar en el Real Madrid ahora y en el futuro, no pienso en otra cosa», advirtió cuando atisbó la pregunta de una posible cesión para disponer de más minutos. Nada de nada. Quiere triunfar en el Bernabéu: «Vine al Real Madrid para cumplir un sueño y es lo que quiero». Zidane analizó sus virtudes: «Es un buen jugador, que lo hace bien con las dos piernas y me gustó su partido. El futuro ya lo valoraremos más adelante». El entrenador no quiso concretar si el malagueño continuará la próxima temporada por respeto a toda la plantilla, pues ha expuesto a sus pupilos y a la cúpula del club que no hablará del siguiente curso hasta el final de la Liga. Pero hay dos capítulos muy claros: cuenta con Brahim y con Valverde.

Zidane: «Brahim es un buen jugador, lo hace bien con las dos piernas y su futuro ya lo valoraremos»

Brahim se convirtió en un torbellino para el Getafe. Bajó a recibir el balón, dribló, abrió huecos y dio buenos pases de gol.

El andaluz de origen marroquí formó en el ataque junto a Bale y Benzema. Valverde integró la línea media con Casemiro e Isco, mientras Kroos y Modric les observaban desde un banquillo de lujo, con Marcelo, Asensio, Courtois, Lucas y Vallejo al lado. Reguilón disputó su segundo encuentro de los siete que el francés ha gestionado en su regreso «a casa». Y Marcos Llorente, Dani Ceballos y Mariano vieron el duelo desde sus casas, otro duro mensaje de futuro. Dice Zinedine que lo que más le duele es descartar hombres que ni juegan ni se concentran y estos tres muchachos ya han sentido ese dolor en varias ocasiones.

«Zizou» ha manifestado que sus alineaciones dicen muchas cosas de lo que quiere para la próxima campaña. Niega que haga un «casting» en cada partido, pero sí los hace en los entrenamientos, pues sus convocatorias miran claramente al futuro.

El malagueño: «Estoy centrado en jugar y en seguir en el Real Madrid, no pienso en otra cosa, es mi sueño»

Protagonista estelar, diferente a todos, tocado con la varita mágica de la clase, Brahim fue el futbolista más destacado del conjunto blanco en la faceta ofensiva. Le dio dos asistencias de oro a Benzema que el ariete no supo concretar. Lanzó un disparo cruzado que lamió un poste. Realizó un sombrero que asombró a los quince mil aficionados presentes, pero su remate final fue flojo. Su ansia por jugar demostraba la ilusión que Zidane desea ver. Le hacían una falta, se levantaba al instante y sacaba el balón jugado. Así los quiere el técnico.

El malacitano ejecutó después un túnel que levantó las voces de reconocimiento del público. Muchos descubrieron anoche al chaval. Acalambrado en algunos momentos, se recuperó durante un minuto y volvió a la carga, a correr hacia la pelota cuando se la pasaban para evitar la entrada del defensa, para regatear a tres rivales en un santiamén.

Zinedine le felicitó cuando le quitó a los setenta minutos. Se marchó Brahim y Keylor tomó el testigo del protagonismo con dos paradones consecutivos.

Al final, los elogios rodeaban al malagueño. Solo le faltó marcar. «No estoy contento, porque no ganamos», decía el delantero, ambicioso. Así le gustan a Zidane, que se enfaden si no ganan, aunque individualmente jueguen bien. Le habría gustado que el chico sentenciara con un remate.