Real Madrid

Benzema, el mejor vino añejo

La afición se puso en pie para dedicarle una ovación cuando fue cambiado. Es el máximo goleador, con cuatro tantos en Liga

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hablamos con Zidane de los calificativos que restan por dedicar a Benzema. Los ha gastado todos. El vía crucis de Karim en el Real Madrid ha sido largo y duro a lo largo de diez años irrepetibles. Fue silbado en la era de Mourinho, cuando le comparó con Higuaín. Fue pitado en la etapa de Ancelotti, que le defendió incondicionalmente. Cristiano fue su apoyo dialéctico perenne. Muchos de los goles del portugués llegaron gracias al trabajo del nueve falso. Ahora, sin Ronaldo, el francés demuestra que es también un ariete. Benzema es como los buenos vinos añejos, como un Borgoña, como un Burdeos, que cuando más tiempo pasa saben mejor. Sus dos mejores campañas en el Real Madrid son estas dos últimas, libre para rematar, liberado del yugo táctico de Cristiano. Suma cuatro goles en cuatro jornadas de Liga. Es el artillero de Zidane.

Zidane: «Tenemos que pensar en jugar los 90 minutos como lo hicimos en el primer tiempo»

«Solo digo de él que siga así, marcando», manifiesta su entrenador . «Se ha llevado una ovación del público cuando le he cambiado», destaca su jefe, su amigo. Sesenta mil seguidores se pusieron de pie para aplaudirle. Ver a los espectadores levantarse a la vez fue una de las imágenes más bonitas del encuentro, ajena al fútbol puro. El delantero saludó a los cuatro costados del graderío. Quien se lo iba a decir hace cuatro años, cuando un sector del Bernabéu le señalaba como el culpable de cualquier mal resultado.

El técnico: «James es muy bueno»

James Rodríguez fue la otra estrella madridista de una mañana trepidante para una afición local que pasó de la goleada a la preocupación por culpa de la pérdida de la presión total ejercida durante el primer tiempo. El colombiano dio a Benzema el pase de la segunda diana. «Es muy bueno y se nota», diagnostica Zinedine. «Al final estaba muerto, pero eso me gusta. Se encuentra muy motivado y lo ha dado todo en busca de marcar el cuarto gol». La decisión del club de mantenerle en el equipo ha sido un acierto. Los incondicionales le aclaman. Se ha ganado a los espectadores.

Toda esa calidad se esfumó en la segunda parte. El 3-0 relajó a los madridistas y el gol en contra de otro madridista, Mayoral, cambió las tornas. Las sustituciones de Ramos y Casemiro dieron cancha al Levante. «Zizou» justificó esas decisiones: «Casemiro no podía más y Ramos sintió un problema en el sóleo y no podíamos arriesgar». El nuevo centro del campo lo formaron Kroos como pivote más Lucas y James en los flancos. La carencia de agresividad defensiva fue patente. Llegó el 3-2. Y Courtois salvó el 3-3 al borde de la bocina. «Hemos jugado nuestro mejor fútbol en el primer tiempo, pudimos hacer seis goles, pero nos confiamos y al final he podido salvar el empate», argumentó el guardameta. Elogió a su compatriota, Hazard: «Estuvo a punto de marcar y nos puede aportar muchas cosas». Con una sonrisa añadió: «Me he enfadado un poco con él al perder dos pelotas en dos taconazos». Zidane valoró el estreno de la estrella: «Habéis visto que cuando toca el balón tiene mucha verticalidad, es muy bueno, pero solo ha hecho cuatro entrenamientos y hay que ir poco a poco con él. Hay que gestionarlo, porque no lo quiero más lesionado».

El responsable del plantel puso el tiro en la diana al juzgar la caída del Real Madrid en la segunda mitad: «Tenemos que pensar en jugar los 90 minutos como lo hicimos en el primer tiempo. Cuando lo consigamos será bueno para nosotros».