Marc Máarquez celebra su triunfo en Le Mans
Marc Máarquez celebra su triunfo en Le Mans - REUTERS
GP Francia MotoGP 2019

Los Márquez conquistan Le Mans

Marc Márquez gana en GP, afianzándose en el liderato, y su hermano Alex en Moto2, acercándose a Baldasarri, que se cayó

Actualizado:

Marc Márquez confirmó sus buenas sensaciones en Le Mans e hizo buena la pole que logró en un accidentado fin de semana. El piloto catalán, se colocó primero desde principio de carrera y solo vio peligrar su liderazgo a falta de 23 giros, cuando Miller le adelantó y lideró la carrera durante un par de vueltas. No es Márquez un piloto que le guste ir a rueda de nadie y lo demostró devolviéndole el adelantamiento al australiano. Fue unos de lso escasos momentos en los que los cuatro primeros se iban repasando. Junto a Márquez y Miller, rodaban Dovizioso, al que su mala salida le hizo perder tres puestos, y Valentino Rossi, que siempre se ha desenvuelto bien en el mítico trazado francés.

Poca historia más tuvo una carrera en la que Márquez demostró que es el más fuerte del paddock. Le acompañaron en el podio Andrea Dovizioso, que mantiene su pugna por pelear el Mundial, y Petrucci. Se descuelgan Alex Rins, que entró décimo y Valentino Rossi, que solo pudo ser quinto. Triunfo número 300 para Honda en la máxima categoría del Mundial de Motociclismo y segundo año consecutivo en el que Marc Márquez consigue tres victorias en las cinco primeras carreras del campeonato. Solo en 2014 firmó un inicio de campaña mejor en su trayectoria en MotoGP (5 victorias en 5 carreras).

El momento más caricaturesco se vivió en la vuelta de calentamiento. Joan Mir y Abraham se fueron al suelo en el warm up, quedándose sin opciones. Los intentos de Suzuki por desembalar la segunda moto del piloto español permitieron que el mallorquín pudiera tomar la salida con la carrera ya iniciada. No lo logró Abraham, que vio bandera negra. También fue dramática la jornada para Viñales. Bagnaia le tocaba por detrás y ambos se iban al suelo. Se desesperaba el español, al que Francia se le da bien y había realizado unos grandes entrenamientos, aunque no dio su mejor imagen en la calificación. Mientras tanto, Márquez se marchaba solo para no sufrir riesgos y ponía tierra de por medio con las Ducatti que le acosaban. Por detrás, Rins había remontado, pero la moto no le daba para acercarse a la cabeza. Al final ha terminado en la décima plaza. Ha mejorado ocho posiciones con respecto a su posición de salida, pero se trata de un puesto claramente insuficiente a tenor de lo visto a lo largo de la presente temporada. El piloto barcelonés ha perdido la segunda plaza en el campeonato a manos de Andrea Dovizioso.

«El campeonato está abierto y competido», señalaba Dovizioso, que espera una nueva oportunidad en Mugello dentro de dos semanas. «Estoy satisfecho por el resultado de la carrera. He cometido al principio un par de errores y soy feliz por cómo ha acabado. Ha sido una pela muy bonita con Dovizioso y el podio llega en un momento perfecto, al principio de temporada, en el que la gente me cuestionaba», explicaba Danilo Petrucci, que añadía que «siempre he tenido encima la presión de la gente pero soy bueno gestionándola». Muchisimo más contento estaba Marc Márquez, que pudo compartir el éxito con su hermano Alex, que unas horas antes habia ganado en Moto2. La última vez que ambos hermanos ganaron sus carreras el mismo día fue en 2014. «Después de la victoria de mi hermano he pensado que tenía que ir bien. Ha sido una buena motivación. He sentido buen feeling desde que he salido a calentar, por eso me ido liderando la carrera», empezó asegurando. «Cuidado con Mugello. No se sabe cómo irán los entrenamientos allí. Simpre nos ha costado. Ahora hay que disfrutar esta victoria. Hemos podido ganar con una pista favorable para Yamaha y Ducati», añadió. El piloto catalán concluyó: «Habrá carreras que no podremos seguirles pero hay que entenderlo. Honda está muy contenta y me siento orgulloso de formar parte de esta familia. Me cuidan y me dan cariño, me siento como en casa».

Alex Márquez celebra su victoria en Moto2
Alex Márquez celebra su victoria en Moto2 - REUTERS

Dominio total español en Moto2, que se anotó un triplete que no sucedía desde 2013. Alex Márquez, Augusto Fernández y Jorge Navarro configuraron el podium en Francia y certificaron el gran estado de forma del motociclismo español. Mantiene el liderato Baldasarri, a pesar de su caída y no poder sumar ningún punto, como ya le sucediera en Estados Unidos. De momento le vale con los tres triunfos en Losail, Termas de Río Hondo y Jerez. El piloto italiano tuvo que ser evacuado en camilla y los primeros partes médicos certificaban una luxación de clavícula y un traumatismo craneoencefálico, aunque sin ningún tipo de peligro.

Alex Márquez acabó con la sequía de victorias en Moto2. Era una racha de 25 carreras sin que España se subiera a lo más alto del cajón (el último fue él en Japón en 2017). Esta victoria le permite colocarse a 14 puntos del liderato. Las caídas ayudaron a los pilotos españoles que vieron a Baldasarri y a Pasini fuera a las primeras de cambio. Locatelli ya se había ido al suelo con anterioridad y Jaime Martín fue penalizado por saltarse la salida. Con cuatro españoles entre los cinco primeros a falta de 15 vueltas se vislumbró el podium. Corsi perdió el equilibrio y Augusto que venía como un tiro se cercaba a Márquez, aunque no pudo evitar que Navarro le adelantara en la chicane y marcara un último giro más rápido.

«Mucho tiempo sin ganar y lo hemos hecho en el circuito que menos te lo esperas. He salido convencido, tenía claro el neumático, que ha respondido bien y estoy muy contento. Después de una larga espera ha llegado la victoria», empezó explicando el ganador, Alex Márquez. «Me he divertido un montón, me he sentido bien y he ido haciendo hueco. Estoy feliz. Ya tocaba», añadió. «En muchas carreras teníamos problemas pero ya estamos mejor, más de lo que parecía. Aquí, en la carrera que más dudas tenía, ha salido todo bien. Nuestro objetivo es claro, tratar de ganar el Mundial o al menos tener opciones de ello. Teníamos deberes por hacer pero si seguimos sumando así tendremos posibilidades pero hay que ir carrera a carrera», finalizó, el piloto español, que llegaba a 39 puntos de Baldasarri y se marcha a 14.

«Es increíble. Al principio la tercera plaza me sabía a poco pero analizándolo en frío y teniendo en cuenta de dónde salía, estoy muy contento. Se me ha hecho corta la carrera. Al final me ha sabido poco», explicaba Augusto Fernández. «He sabido mantener la calma e ir poco a poco para ir hacia adelante y he aprovechado los errores de otros pilotos. Tenía claro que con paciencia todo llegaría», concluía. Por su parte, Jorge Navarro explicaba que «me lo he pasado pipa. Tengo buena relación con Augusto y tenía claro que no íbamos a hacer un adelantamiento loco. Hemos peleado y he dado el máximo». Ahora el piloto español está a once puntos del liderato: «No hay que pensar ahora en ganar el Mundial sino curva a curva y luego carrera a carrera. si todo va bien, al final del campeonato estaremos en la lucha».

Arón Canet durante la carrera
Arón Canet durante la carrera - EP

Los amantes de las motos y las emociones fuertes disfrutaron de lo lindo con la carrera de Moto3, plagada de adelantamientos y caídas. McPhee se llevó la victoria aunque el gran beneficiado fue Arón Canet, que remontó para subirse al podio y afianzó su liderato en la categoría. Salieron todos los pilotos con gomas lisas ante el estado de la pista, que no estaba seca del todo. Nada más apagarse el semáforo se sucedieron los incidentes, sobre todo en la primera vuelta. El primero en irse al suelo fue Sergio García, aunque el corazón se encogió con la caída de Ogura. No por la integridad del piloto japonés, que no sufrió ningún daño, sino porque su Honda regresó por sí sola a la pista colándose entre el pelotón. Milagrosamente todos pudieron esquivar la montura. Situación crítica que pudo acabar en tragedia. Poco después era Binder el que también perdía el equilibrio.

A media carrera, Migno asomó la cabeza tocando a Suzuki, que apretó gas para devolverle al italiano el adelantamiento. Canet permanecía esperando su oportunidad pero sin despegarse de los puestos de arriba. Pero el guión dio un giro inesperado en las últimas vueltas. Suzuki se cayó, Arbolino no le pudo esquivar y Porta y McPhee pudieron poner algo de distancia con Migno, Rodrigo y Canet. Al final, Canet se tocó con Toba pero logró mantener la tercera plaza mientras la pugna por el primer puesto estaba en un puño. Finalmente ganó el escocés. La remontada de Canet le afianzó en el liderato y Masiá entró octavo pero fue sancionado y acabó décimotercero.

«La carrera fue difícil, el ritmo era alto al principio. Al final íbamos en la parte trasera, pero en las últimas vueltas era todo un poco caótico y estaba empujando muy fuerte. Hemos sufrido en aceleración, y creo que la experiencia ha jugado un papel positivo para mí. Ha sido el peor fin de semana que hemos tenido, nos han pasado muchas cosas y salimos a carrera a ver qué sucedía», explicaba Canet tras bajarse de la moto. Y tuvo unas palabras emotivas hacia su abuelo, fallecido esta semana. «Adelanté a Toba, lo siento por él, pero estamos en Moto3 y así son las carreras. Le dedico la carrera al padre de Max Biaggi y a mi abuelo, que falleció el martes y de no ser por él, que me ha ayudado desde el cielo, no pudiera haberlo conseguido. Llámalo destino o Ángel de la Guarda», concluyó.