Jorge Lorenzo, durante el Gran Premio de Austin
Jorge Lorenzo, durante el Gran Premio de Austin - AFP
MotoGP

El difícil comienzo de curso de Lorenzo

El piloto balear suma lesiones, problemas técnicos y dificultades en su adaptación a la Honda

Actualizado:

Devuelta la sonrisa y la ambición a su rostro cuando se anunció su fichaje por Honda, Jorge Lorenzo emanaba ilusión por pertenecer a un equipo con tanta historia y, sobre todo, por no salir antes de tiempo del Mundial de MotoGP. La Honda no era la Ducati, por lo que su adaptación, auguraba, sería más rápida. Pero, por el momento, suma más frustración que alegrías.

Las lesiones que se produjo a finales del curso pasado todavía merman su desarrollo en la moto. Máxime cuando en el Gran Premio de Qatar también sumó una espectacular caída que todavía sumó más dolor a su inicio de curso. Atrapó tres puntos en Losail. Después se descubrió que había corrido con una fisura en una costilla. Más carga a su responsabilidad de responder cuanto antes con los jefes de Honda.

En Argentina todavía arrastraba ese lastre aunque sumó otros cuatro puntos vestido de naranja. Y dos semanas más tarde, a las lesiones se sumaron los problemas técnicos. Abandono en Austin cuando iba décimo. «En este momento no sabemos qué pasó con la moto de Jorge Lorenzo, lo estamos investigando y necesitamos más tiempo para saber qué problema hubo», comentó Alberto Puig, desconcertado también por un nefasto gran premio en el que Marc Márquez acabó en el suelo cuando lideraba la carrera con más de cuatro segundos de ventaja.

También en Ducati comenzó renqueante, aunque se liberó en las carreras que se aproximan, con un primer podio en Jerez, tercero, que hacía despegar las ilusiones. Encadenó a partir de ahí buenos y mediocres resultados hasta arañar otro tercer puesto en Aragón y un segundo en Malasia. En 2018, Mugello fue motivo de alegría el año pasado. Por fin en la cúspide en una victoria sin discusión desde la primera vuelta. Y, solo dos semanas más tarde, otro salto a la historia de Ducati con su segundo triunfo para la marca italiana. Aún sumaría otro triunfo en Austria, cuando ya pensaba en naranja.

La apuesta de Honda también lleva paciencia con el balear, y esperan que se acomode a la moto en estos circuitos que llegan, donde ya ha marcado diferencias otros años. La décimo sexta posición en la general espoleará su orgullo.