Waris celebra el segundo gol de la tarde
Waris celebra el segundo gol de la tarde - AFP
Ligue 1

Nuevo descalabro del PSG: pierde contra el Nantes aplaza por tercera vez el alirón

El conjunto parisino salió con muchos suplentes y volvió a perdonar una ocasión para cerrar el campeonato liguero

S.D.
Actualizado:

Eliminado ya de la Champions, con la Ligue 1 comprada y a falta de quitarle la etiqueta para presumir de ella, el PSG está dejándose ir de manera escandalosa en estas jornadas finales de la Ligue 1. Son ya tres las ocasiones desperdiciadas para cantar el alirón y cerrar la que sería su sexta liga de las últimas siete, un registro a la altura del proyecto millonario de Nasser Al-Khelaïfi al que se le saltan los colores tras empatar ante el Estrasburgo en casa (2-2), salir goleado de Lille (5-1) y repetir derrota en Nantes (3-1).

Al Estadio de la Beaujoire saltó con un once al que el calificativo de secundario se le queda corto. Con Neymar y Cavani lesionados y Mbappé de descanso, formó Tuchel, que tuvo que ver el partido desde la grada, con los temporeros Choupo Moting y Nkunku en punta. A habituales como Draxler, Kimpembe o Alves se unieron suplentes como N'Soki o Diaby. Aunque fue en el banquillo donde más se hizo notar el pasotismo que los 17 puntos de diferencia que tiene con su perseguidor inmediato, el Lille. Ni siquiera completó una convocatoria de 18 en la que los figurantes eran Areola, Daba, Dina Ebimbe, Guclu y Hemans Arday.

De nada sirvió el gol de Dani Alves, con el que se abría el marcador en la apacible tarde que ofrecía el oeste galo. Apenas tres minutos después, Diego Carlos empataba la contienda y, a un paso del descanso, Waris daba ventaja a los locales. Fue otra vez Diego Carlos, en los albores del segundo tiempo, quien ponía tierra de por medio y aplazaba de manera casi irremediable la celebración del equipo parisino, que regaló ocasiones para salir escaldado. A última hora, Guclu maquilló el resultado.

A falta de seis jornadas, con 18 puntos por disputarse, tendría que darse una catástrofe de la magnitud de cinco derrotas y un empate del PSG (o una sexta derrota), además de un pleno al seis del Lille, para bajar del trono a Mbappé y compañía. El domingo, en casa y ante el Mónaco (21.00 h.), París volverá a tener el champán entre hielo.