Rafinha se divierte en la concentración de Brasil
Rafinha se divierte en la concentración de Brasil - REUTERS
Fútbol

Descontento en el vestuario del Barcelona

Mazinho, padre de Rafinha, advierte: «Su situación es de locos, no descartamos que salga en enero»

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lejos de ser una balsa de aceite, el vestuario del Barcelona vive una convulsa situación entre los futbolistas que no están teniendo oportunidades. si hace unas semanas fue Arturo Vidal el que alzó la voz pidiendo más minutos descontento por sus reiteradas suplencias, ahora ha sido el entorno de otros eternos suplentes el que se ha quejado. Es el caso de Rafinha, que solo ha participado en siete encuentros. Aunque la lesión de Messi parecía que iba a catapultarle al once titular del equipo tras su buen partido ante el Inter, el Real Madrid y el Rayo Vallecano, volvió a quedarse en el banquillo en los siguientes encuentros y Valverde prefirió apostar por un centro del campo compuesto por Busquets, Arthur y Rakitic y una delantera en a que Dembélé, Coutinho y Malcom le cerraron el paso.

Esta situación ha provocado un gran descontento en Rafinha, que ya tiene claro que no entra en los planes de Valverde. Lo ha confirmado Mazinho, su padre y representante, en una entrevista que ha concedido a Galicia Sport. En la charla, el brasileño reconoce la necesidad de que el futbolista salga del Barcelona de manera instantánea para poder tener la continuidad que desea. «Es una cosa de locos, no se entiende nada. Solo el entrenador sabe lo que tiene o no tiene. La vedad es que nosotros intentamos que Rafa tenga una situación regular de jugar. Aquí cuando tienes tres partidos seguidos, luego se corta. El entrenador tiene en su cabeza su forma de trabajar, pero para el jugador, ya está bien. Ha hecho una muy buena pretemporada, partidos espectaculares, y no se entiende», lamenta Mazinho.

El padre del futbolista confirma la intención de buscar una salida en cuanto se abra la ventana del mercado invernal. «Tenemos que buscar una salida porque aquí lo tiene muy complicado. Lleva prácticamente dos años, juega muy poco y necesita un club que le dé 30 o 40 partidos por temporada porque hace mucho que no tiene continuidad en el juego», apunta. Hay que recordar que Rafinha tiene contrato hasta el 30 de junio de 2020 y su cláusula de rescisión está cifrada en 75 millones de euros, aunque el Barcelona estaría dispuesto a dejarlo marchar por una cifra mucho más baja, como se comprobó este pasado verano cuando estuvo a punto de cerrar un traspaso con el Inter por 35 millones de euros. «No descartamos la salida en invierno. Si hay clubes interesados, el Barcelona está interesado en el traspaso y el jugador está contento, pues trabajaremos de forma conjunta», zanjó Mazinho.