Catorce años de peripecias de infarto

Catorce años de peripecias de infarto

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

Cuando el Atlético de Jesús Gil conquistó Madrid con aquel doblete de 1996 pocos auguraban los vaivenes que sufriría el club al cabo de unos años. El 21 de diciembre de 1999, la entidad era intervenida judicialmente. Luis Manuel Rubí era nombrado administrador judicial. En plena debacle, se vendió a José Mari al Milán por 18 millones de euros, récord de traspaso de un futbolista español. Ranieri vislumbró el desastre y se fugó el 27 de enero de 2000. Era una caída sin red. Se temía por la desaparición de la empresa. El 7 de mayo del 2000, hace justamente diez años, el equipo descendía a Segunda en el Carlos Tartiere ovetense. Hasselbaink, el Pichichi de la Liga, falló un penalti que condenó a la entidad al infierno. Veinte días más tarde, la tragedia hundió al mundo rojiblanco al ver cómo Tamudo robaba con la cabeza un balón de las manos de Toni Jiménez y el Español le quitaba la copa del Rey al Atlético. Todo lo que sucedía era derrotismo en torno al futuro de la casa del Manzanares.

Tras dos años en el infierno, ascendió a Primera en 2002, de la mano de Luis. Harto de problemas judiciales, Gil dimitía el 21 de mayo de 2003. Cerezo era designado presidente.

Por fin, el 15 de julio de 2004, el club comienza a ver la luz. La Audiencia Nacional levantaba la intervención judicial. Se abría una etapa en el purgatorio, camino de recuperar el crédito perdido. El 1 de mayo de 2008 llegaba la primera alegría deportiva del siglo XXI: Aguirre colocó al Atlético en la Liga de Campeones, un objetivo que solamente se había disfrutado con Antic en la temporada 96-97, gracias al título de Liga del 96. Ese mismo año, el 12 de diciembre, los dirigentes anunciaban la polémica venta del Calderón. La Peineta será la futura sede de los partidos.

Abel repetía el éxito de la clasificación para la Champions en 2009. En 2010, Quique sitúa a la plantilla en dos finales y logra su primer título tras diez campañas sin aspirar a uno.