Operación Puerto

Las bolsas de sangre de Eufemiano Fuentes, al descubierto

La Audiencia Provincial de Madrid permite que se conozca la identidad de los deportistas dopados y absuelve al médico canario

Actualizado:

El secreto mejor guardado del deporte español, esa caja de Pandora que se almacenaba en los arcones frigoríficos de Eufemiano Fuentes, verá la luz. La sección primera de la Audiencia Provincial de Madrid ha permitido que se conozca la identidad de los clientes del dichoso médico canario, gurú del dopaje en España desde tiempo inmemorial. La sentencia que ha hecho pública permite a las partes acusadoras (Agencia Mundial Antidopaje, Federación Española de Ciclismo, Unión Ciclista Internacional y Comité Olímpico Italiano) disponer de una toma de cada bolsa de sangre. Y hay 211 conservadas desde 2006 en el laboratorio antidopaje de Barcelona, adscrito al Hospital del Mar.

Al tiempo, la justicia absuelve a Eufemiano Fuentes y su ayudante Ignacio Labarta (condenados a un año y cuatro meses de cárcel respectivamente), ya que considera que la sangre no es un medicamento. El juicio de la Operación Puerto se desarrolló no como una litigio contra el dopaje, sino que se juzgó un delito contra la salud pública. Y el centro de la cuestión residía en dirimir si la sangre era o no un medicamento. Los tres magistrados de la Audiencia Provincial entienden que no y por eso liberan de cargos a Eufemiano Fuentes.

La sentencia exonera igualmente a los otros acusados que ya fueron absueltos en el juicio oral de la Operación Puero, los directores Manolo Saiz y Vicente Belda y la doctora Yolanda Fuentes, hermana de Eufemiano.

Se cierra así un capítulo que parecía interminable. En 2013 se celebró el juicio oral de la Operación Puerto por un delito contra la salud pública, no por una violación de la normativa antidopaje, y la juez Julia Patricia Santamaría condenó al doctor Eufemiano Fuentes a un año de prisión y a su ayudante Ignacio Labarta a cuatro meses. Absolvió a los directores ciclistas Manolo Saiz y Vicente Belda y a la doctora Yolanda Fuentes, hermana del gurú canario. Y ordenó la destrucción de las 211 bolsas de sangre de los clientes del médico al que acudían para incrementar su rendimiento deportivo con la sangre enriquecida y un calendario de dopaje.

En el sumario del caso y en el juicio oral quedó constancia que no solo había ciclistas en la red de Eufemiano. También adiestraba a atletas. Su vinculación con el fútbol podría extenderse a partir de las siglas RSOC que aparecen en el sumario y que se corresponderían con la Real Sociedad

A pesar de que los posibles delitos han prescrito en España, no está claro que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) vaya a dejar de lado el asunto, ya que podría haber numerosos deportistas internacionales imprlicados en las bolsas. La AMA conserva muestras congeladas de los deportistas de elite a nivel mundial.