Natación

Michael Phelps, condenado a un año de prisión por conducir ebrio

El nadador no tendrá que ingresar en prisión, pero pasará 18 meses en libertad condicional vigilada

Actualizado:

El nadador estadounidense Michael Phelps se ha declarado culpable de conducir ebrio, por lo que ha sido sentenciado por un juez de Baltimore (Estados Unidos) a una pena suspendida de un año de cárcel y a 18 meses de libertad condicional supervisada.

El atleta olímpico más laureado de todos los tiempos, con 18 medallas de oro, fue detenido el 30 de septiembre en Baltimore, su localidad natal, cuando conducía a casi el doble de la velocidad permitida y con una tasa de alcohol en sangre mucho más alta de la permitida.

El 6 de octubre pasado, tras ese incidente, Phelps fue suspendido seis meses por la Federación de Natación de Estados Unidos y no podrá participar en los Mundiales de Kazán (Rusia) de agosto de 2015.

El nadador, de 29 años, admitió a los periodistas que cometió «un gran error» y que desea tener un «futuro mucho más brillante que su pasado».

La sentencia obliga a Phelps a no volver a beber alcohol durante los 18 meses de libertad condicional supervisada.

Phelps se retiró de la competición tras los Juegos de Londres en 2012, pero en abril pasado anunció que regresaba a los entrenamientos con la vista puesta en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.