Cabello / Carceller en el «escenario» de su propuesta
Cabello / Carceller en el «escenario» de su propuesta
ARTE

Escenas del género en disputa

Las Cabello / Carceller «se atrincheran» en un lugar del paso del IVAM para reflexionar sobre identidades

ValenciaActualizado:

En un momento políticamente demoledor o extremadamente decadente son pocos los que tratan de «habitar los márgenes» o, por lo menos reconocer algo en tierra de nadie. El dúo Cabello/Carceller es, por derecho propio, pionero en nuestro país en el duro arte de abrir el camino en la presentación –por emplear el título de Judith Butler crucial para estas artistas– del «género en disputa». Desde la intervención que realizaron hace años con reclusas en Matadero-Madrid hasta su participación en la última Bienal de Venecia, donde reivindicaban la condición política del «drag», no han dejado de desplegar narrativas «queer» en una lúcida toma de postura política y vital que pone en cuestión el discurso neoliberal.

« Lost in transition» es un proyecto realizado específicamente para la galería 6 del IVAM, un espacio no muy grande en el que una escalera adquiere todo el protagonismo. Las Cabello/Carceller convocaron a personas que tuvieran una aproximación problemática al género para participar en lo que califican como un «poema performativo». No se trataba ni de realizar una «traducción» (como podría sugerir el juego con « Lost in translation», de Sofia Coppola), ni de recrear el «Desnudo bajando una escalera» duchampiano, sino de introducir a una veintena de «sujetos singulares» que tendrían el rol de protagonistas teatrales en un ámbito museístico.

Rebeldía por medio de los afectos

Lo que ponen en escena Cabello/Carceller son modos de «habitar de forma poco apropiada», apropiándose, valga el juego de palabras, de la retórica del espectáculo (la bajada de escaleras como elemento crucial del teatro de variedades) y, al tiempo, deconstruyendo las miradas estereotipadas. El espectáculo ha sido uno de los grandes refugios de las disidencias sexuales, como la noche o los ámbitos marginales. Cabello/Carceller componen un retrato de una comunidad múltiple y creativa que ha sido capaz de celebrar acciones de rebeldía por medio de los afectos.

Si en su última exposición en Elba Benítez «rapearon filosofía», desestructurando rítmicamente textos de Foucault, Susan Sontag, J. Butler y A. Mbembe en los que se analiza cómo el poder utiliza la violencia en el control de los comportamientos humanos, en el IVAM han realizado otro «ensayo» en el que muestran subjetividades que están «fuera» y que son invitadas a presentarse en una «prosopopeya cómplice».

A las artistas les interesa mostrar la percepción de la ambigüedad, transitoriedad y variabilidad de los géneros. Y cuando vemos en las pantallas de proyección (situadas bajo la escalera o en su parte superior, siempre en una posición desplazada) o en los monitores dispersos por el suelo de las dos plantes a Gala con el torso desnudo o a Cristal Red con medias negras y liguero, comprendemos que esta performatividad vuelve a plantear la cuestión (espinosa) de que nadie sabe lo que puede un cuerpo.