María Elvira Roca Barea, autora de «Imperiofobia y leyenda negra»
María Elvira Roca Barea, autora de «Imperiofobia y leyenda negra» - EFE
LIBROS

Elvira Roca Barea:««Me gusta Ismail Kadaré desde que leí ‘El palacio de los sueños’»

En la sección de ABC Cultural «¿Qué estás leyendo?», la autora de «Imperiofobia y leyenda negra» comparte con los lectores del suplemento sus gustos y hábitos de lectura

Actualizado:

María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966) ha trabajado para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y ha enseñado literatura española y latín en España y fuera de ella, entre otros centros en la Universidad de Harvard, y ha impartido numerosas conferencias. Actualmente es profesora de instituto.

Ha publicado numerosos artículos en prensa especializada sobre retórica, caballería y edición de textos medievales. Su primer libro dado a la imprenta fue su tesis doctoral, con la edición de un texto retórico latino del siglo XII. A este siguió «El caballero de la piel de tigre» (Universidad de Málaga, 2003), edición de un poema épico del Cáucaso, fechado en torno a 1200, y prácticamente desconocido en nuestro país. En 2010 apareció «Tratado militar de Frontino. Humanismo y caballería en el cuatrocientos castellano» (CSIC), obra en la que además de editar la traducción de Frontino que perteneció al conde de Haro, procura esclarecer las singulares características que confluyen en Castilla en este siglo y que explican su trayectoria posterior como gran potencia.

Con «Imperiofobia y leyenda negra» (Siruela), Roca Barea dio un salto desde las publicaciones más académicas a una obra que se convirtió en un «best seller». Con rigor y apoyándose en una amplia documentación e investigación, desmonta tópicos y recalca lo negativo que ha resultado la asunción muchas veces por los propios españoles de esos lugares comunes, entrando en un ejercicio de bajada de la autoestima que recorre buena parte de nuestra historia.

-¿Qué libro/libros tiene entre manos, o ha leído recientemente?

-Ahora mismo entre manos literalmente, «Abril quebrado» de Ismail Kadaré. Me gusta el albanés. Y de Pietro Citati, «Ulises y la Odisea. El pensamiento iridiscente». Los italianos siguen produciendo ensayos sobre el mundo clásico de gran calidad y actualidad.

-¿Qué le llevó a elegirlos? ¿Qué le están pareciendo?

Kadaré me interesa desde que mi marido trajo a casa «El palacio de los sueños» y el libro de Citati, en realidad una relectura, me lo recomendó un compañero, cuyo criterio siempre me pareció especialmente acertado.

¿Habitualmente se inclina por el libro en papel o electrónico?

Leo de las dos maneras. Si el libro me importa, en papel. Porque anoto, subrayo...

¿Lee más narrativa, ensayo, poesía...? ¿Tiene algún género preferido?

Excepto lo que leo por estudio de manera organizada, ahora por ejemplo, las mitologías del liberalismo, he leído siempre de manera caótica y voraz. Y no pienso cambiar eso. No tengo género favorito ni aborrecido.

¿Autor/es de cabecera?

Cervantes en los momentos de bajón. Me ha acompañado siempre en los hospitales. Su voz es cálida y acogedora. Habría que estudiar «El Quijote» desde la perspectiva consoladora porque explica muchas cosas. Y, claro, los clásicos, siempre ahí. Ahora la tragedia griega. Estamos en una situación de fatalidad.

¿Cuenta con algún rincón de lectura?

Leo en cualquier sitio y de cualquier modo. Cuanto mayor es el ruido ambiente, menos me importa.

¿Dedica a la lectura un tiempo específico?

Aunque me cueste una multa, leo en los semáforos, en la sala de profesores, en el parque vigilando a los niños, mientras cocino...