Rooney Mara en el papel de Lisbeth Salander en una escena de «Los hombres que no amaban a las mujeres», dirigida por David Fincher
Rooney Mara en el papel de Lisbeth Salander en una escena de «Los hombres que no amaban a las mujeres», dirigida por David Fincher
libros

Ni te mata ni te hace más fuerte

David Lagercrantz firma, por expreso deseo de los herederos de Larsson, la cuarta entrega de la trilogía «Millennium». Lisbeth Salander se suma, así, a una lista interminable de «zombis literarios»

Actualizado:

Hay personajes que se resisten a desaparecer. Como el inmortal Sherlock Holmes, a quien Conan Doyle se vio obligado a resucitar por aclamación popular y que, tras la muerte de su creador, ha seguido viviendo mil y una aventuras. Lo mismo que el agente 007.

La interminable lista de zombis literarios –de alguna manera hay que llamarlos– incluye, por ejemplo, a Escarlata O’Hara, la tozuda protagonista de Lo que el viento se llevó, que gracias a Alexandra Ripley volvió a sufrir y a penar en Scarlett. Y ya que hablamos de la señorita Escarlata, cómo no mencionar a su amado y odiado Rhett Butler: Donald McCaig le consagró las páginas de Rhett. Y de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, «extrajo» P. D. James a la heroína romántica Elizabeth Bennet; nada menos que para introducirla en una historia de crímenes, La muerte llega a Pemberley.

¿Más ejemplos? Alrededor de la segunda mujer de Maxim de Winter, a la que Daphne du Maurier imaginó atormentada por el fantasma de Rebecca (con la inestimable ayuda, todo hay que decirlo, de su ama de llaves), giran Regreso a Manderley, de Sally Beauman, y La señora de Winter, de Susan Hill. Sin olvidar a un peso pesado como el Hércules Poirot de Agatha Christie, que ha puesto sus células grises al servicio de una nueva investigación, Los crímenes del monograma, de Sophie Hannah. Y gracias a Andrew Motion hemos regresado a la isla que Stevenson logró situar en los mapas. La del tesoro.

Sopor y sueño

A esta lista se suma ahora David Lagercrantz, que, como vemos, no es el primero ni será el último a la hora de dar continuidad a los personajes de otro. En su caso, los de Stieg Larsson, a quien el éxito post mórtem, pues no vivió para disfrutarlo, ha convertido en una marca registrada y un negocio seguro. Hasta que a la gallina de los huevos de oro se le agoten las fuerzas. O al lector la paciencia.

Ah, Lisbeth Salander. Ella es lo mejor de la novela. Pero no es mérito de Lagercrantz

Tras Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire, Lagercrantz firma, por expreso deseo de los herederos de Larsson, la cuarta entrega de la trilogía Millennium, y lo hace con otra novela de título kilométrico, al menos en español: Lo que no te mata te hace más fuerte. Un thriller de considerable grosor –651 páginas– que sólo alcanza la velocidad de crucero en torno a la página 200. Hasta llegar a ella, lo confieso: me podían el aburrimiento y el sopor y el sueño. Avivados por un estilo campechanote que no ayuda, con expresiones como «a toro pasado», «de buenas a primeras», «deprisa y corriendo», «en un pispás», «como no podía ser de otro modo» y en ese plan.

Sin embargo, los lectores constantes y heroicos que coronen la página 200 se verán recompensados: a partir de ahí la intriga es trepidante y ya no puedes soltar el libro. Pero aunque no lo puedas soltar, durante toda la lectura no te abandona la incómoda sensación de que está –no voy a decir «copiado», Dios me libre– inspirado en la película Al rojo vivo (Mercury Rising; Harold Becker, 1998), sobre un niño autista capaz de desentrañar complejos códigos indescifrables. Argumento que Lagercranzt trasplanta al mundo de la piratería informática, y ahí es donde entra en escena Lisbeth Salander.

Ah, Lisbeth Salander. Ella es lo mejor de la novela. Pero ese no es mérito de David Lagercrantz.