Un espectador contempla un vídeo de Manu Arregui en una de las estancias de EDOM (Blanca-Murcia)
Un espectador contempla un vídeo de Manu Arregui en una de las estancias de EDOM (Blanca-Murcia)
arte

En un lugar del mapa, un pueblo llamado milagro

El pequeño municipio de Blanca, en el interior de Murcia, cuenta con dos de los centros de producción artística más interesantes de toda España. Se trata de EDOM y Negra. Arte puntero a kilómetros de las grandes capitales

Actualizado:

Blanca es el nombre real de ese lugar del mapa que hemos llamado milagro. ¿Por qué? Lo van a entender a las primeras de cambio. Situado en la geografía interior de Murcia (nada de costa, ni de especulación turística), esta localidad cuenta en su haber con tres espacios dedicados al arte (contemporáneo). Un milagro, sin duda, además de una excentricidad si atendemos a que dos de esas apuestas navegan por las aguas, nunca calmas, de la creación más a la vanguardia o más comprometida con la investigación de fórmulas o discursos de nuevo cuño. Un milagro, también, porque no deja de soprender cómo una pequeña población, si la comparas con las grandes capitales, tiene un calendario expositivo y una programación colgada en el bando municipal. Y ya estamos con la máxima periodística de que no es noticia cuando un perro muerde a una persona, sino cuando una persona muerde a un perro. Sin discutir el argumento «canino», que podríamos, y siguiendo el modelo: no es noticia cuando una gran ciudad tiene un museo o dos de las características referidas, pero sí lo es cuando es un pueblo de la España interior (que no profunda) acoge lo que este de Blanca.

El recorrido te mete en una atracción de feria, en un túnel con sustos

Entramos de lleno en el primero de los lugares señalados: EDOM. Espacio Doméstico es un museo-centro consagrado al noble arte del vídeo. El escenario que alberga este espacio es una vieja casa del centro del pueblo y las distintas habitaciones y estancias hacen las veces de salas expositivas. Después de tanto cubo blanco y pantalla ultrasofisticada al que estamos acostumbrados, está bien transitar por proyectos que reciben tanto como dan del escenario que habitan. Esta casa no sería la misma sin los vídeos e imágenes que en ella se exponen, ni los vídeos e imágenes tendrían la misma lectura si no estuvieran expuestos dentro de una escenografía de luces y sombras, de énfasis entre lo barroco y lo terrorífico. Por eso, el primer proyecto que aquí se expone se titula Cuerpos extraños.

Buen equilibro

«Cuando el espacio se domestica, la alerta crítica se relaja y el sujeto pierde potencia de resistencia. De ahí que el principio básico que regula la topografía del hogar sea el final de la resistencia. La casa es la muerte del sujeto. Cuando el individuo encuentra refugio, su articulación crítica se desvanece como el humo. Sólo la intemperie de lo extraño y lo siniestro reactivan la producción crítica. De lo que se trata, en definitiva, es de explorar los rincones jamás atendidos del espacio doméstico, y de recuperar las experiencias barridas y orilladas por lo familiar».

De la falta de recursos han saltado chispas de ingenio bien argumentado

Más allá de la prosa habitual del discurso y del método curatorial que se desprende de este texto del mini-catálogo, lo que uno percibe y visualiza resulta inquietante. Podríamos afirmar, sin miedo a una frivolización en nuestra lectura, que esta casa está habitada por cuerpos extraños. Fantamas de un pasado entre gótico y barroco. El recorrido por sus estancias –de las habitaciones al salón, la cocina o el propio baño– a ratos te retrotrae, te mete de lleno en una atracción de feria, un túnel de efectos extraños (con sustos y sobresaltos), pero sin olvidar por un instante que no se trata ni un juego ni de una película de esas que en un momento bien dado se convierten en el taquillazo de la temporada. Para este resultado, se ha operado una mínima transformación del edificio. Apenas unas luces y una señalética muy sugerente y original.

El resto lo pone la más que acertada y ambiciosa selección de obras y artistas: Abraham Hurtado, Enrique Marty, María Elena Papuico, Luis Espín, Erwin Olaf, Bernardí Roig y Manu Arregui. A todo ellos añadamos el nombre de Omar Jerez, cuyos trabajos se expanden en una de las zonas aledañas del edificio. Está bien conseguido el equilibro entre artistas más o menos consagrados y otros de relativo nuevo cuño.

Si solo fuera por EDOM

Está bien conseguido el equilibro entre los vídeos y los lugares donde estos se proyectan: de la pared al techo, para lo cual es probable que usted tenga que tumbarse en una cama o meterse dentro de la bañera. Buena parte de estos logros y «retorcimientos de tuerca» escenográficos se deban a que de la necesidad se ha hecho virtud. De la falta de recursos han saltado chispas de ingenio bien argumentado, efectos especiales que en casi todos los ejemplos favorecen la estética y el mensaje de las imágenes rodadas.

Gracias a su programa de becas, se aloja a artistas españoles y extranjeros

Si solo fuera por este EDOM. Espacio Doméstico de Blanca ya estaría justificada la peculiaridad noticiable, pero hay una segunda apuesta: el Centro Negra dedicado a la creación e investigación del arte contemporáneo. Repito: estamos en Blanca (y el espacio, como juego de palabras, se llama Negra), no en Ámsterdam o en Rótterdam, donde este tipo de iniciativas son de lo más normal y tienen que emigrar buena parte de nuestros jóvenes artistas.

Aquí se imparten cursos de formación, exposiciones, intervenciones artísticas y performances, a la vez que se aloja a artistas españoles y extranjeros gracias a su programa de becas de residencia. Suena tan profesional que parece imposible. Pero es cierto, y, de hecho, forman parte de la red artística AADK, con sede en Berlín. Estos son algunos de los creadores que han «residido» en estos espacios: Andrés Agudelo, Eduardo Balanza, Anders Bigum, Tiago Cadete, Pol Coronado, Asa Frankenberg, Abraham Hurtado, Pablo López Jordán, Lola Nieto, Vania Rovisco... El proyecto es joven, pero parece que tiene cuerda para rato.

Sin duda, el enclave favorece toda clase de discursos creativos. Tan solo se pide como requisito que los proyectos que aquí se pongan en marcha se centren en el concepto de espacio y territorio.